Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa sábado, 23 de mayo de 2015

Sin embargo, aunque el Cerac no considera previsible el rompimiento de la negociación, no descarta la suspensión temporal del proceso de paz. 

La decisión de la guerrilla de suspender el cese al fuego unilateral que tenían vigente desde el 20 de diciembre de 2014 se tomó luego de que el pasado jueves el Ejército Nacional y la Fuerza Aérea Colombiana realizaron un ataque en contra del frente 29 de las Farc zona rural del municipio de Guapi, en el Cauca, donde murieron 26 subversivos. 

Tanto el Gobierno Nacional como las Farc han anunciado que no interrumpirán la negociación, pero es evidente que está situación está comprometiendo su continuidad, hecho que se evidencia en que este sábado aún no se reúnen las partes en la mesa de conversaciones de La Habana para reiniciar el ciclo 37, sino que están reunidas por separado sin que los voceros subversivos se hayan pronunciado oficialmente sobre la continuidad de los diálogos. 

Los riesgos 

Según Cerac, la naturaleza del recrudecimiento previsible de la violencia determinará el impacto sobre la negociación y existirán varias riesgos como los siguientes: 

• Acciones terroristas por parte de las columnas móviles de las Farc. 

• El incremento del riesgo es diferenciado regionalmente y localizado; no es generalizado. 

• El espacio violento para el ELN se cierra con la suspensión del cese unilateral de las Farc. 

• El cese al fuego dejó dividendos históricos en términos de reducción de la violencia: no se habían registrado tan bajos niveles de violencia de conflicto desde 1984; pese a ello, la búsqueda de un cese al fuego bilateral por imposición de una de las partes, con la amenaza de la violencia, demostró ser ineficaz. 

Para el Cerac, "esta nueva coyuntura crítica para el proceso, la tercera significativa, genera una oportunidad en tanto resalta la importancia de que el cese al fuego bilateral sea negociado y no impuesto", y prevé en todo caso que "más que catalizar la negociación, conducirá a darle atención prioritaria al cese al fuego bilateral. El apoyo al proceso continuará deteriorándose: la ciudadanía no está adecuadamente preparada para el previsible recrudecimiento de la violencia de conflicto; recrudecimiento que se verá magnificado al compararse con la baja violencia durante el cese al fuego unilateral". 

El centro de studio tampoco descarta un aumento de las acciones ofensivas de las Farc contra la Fuerza Pública y la infraestructura minero-energética y vial del país, "tanto en las zonas donde las unidades guerrilleras habían violado el cese autoimpuesto como el suroccidente del país, así como donde no se registraron acciones violatorias atribuibles a este grupo guerrillero". 

Las regiones que se verán más afectadas 

El análisis del Cerac advierte del recrudecimiento de acciones militares ofensivas por parte de las Farc especialmente en las regiones del Pacífico nariñense y caucano, norte andino del Cauca, el valle del río Cauca, Putumayo en la zona de frontera con Ecuador, la alta montaña de la Cordillera Oriental y el sur de Cundinamarca hasta el departamento del Huila. 

Además, las acciones ofensivas también se prevén en el sur y norte del Caquetá, especialmente en la región del Caguán, Piedemonte de Casanare y su frontera con Boyacá, el departamento de Arauca y su frontera con Vichada, la frontera de los departamentos de Chocó y Risaralda; el Urabá chocoano, el bajo Cauca antioqueño y sur de Córdoba y Catatumbo. 

A raíz de este hecho, la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, afirmó en un comunicado que "las comunidades de las veredas San Agustín, Rosario y Naranjo del Consejo Comunitario del Alto Guapi, pertenecientes al municipio de Guapi, Cauca, están en riesgo de desplazamiento. Según la Asociación, los bombardeos han generado temor en la población que habita en la región donde se registró el bombardeo" (del jueves en la noche). 

Por su parte, el sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo emitió una alerta sobre el riesgo de que se presenten acciones armadas por parte de las Farc en 10 departamentos. Según la Defensoría, son Antioquia, Cauca, Chocó, Arauca, Putumayo, Huila, Nariño, Meta, Caquetá y Valle del Cauca, en los cuales existe mayor presencia de este grupo guerrillero, así mismo es posiblemente que se incrementen las acciones contra la Fuerza Pública con eventuales afectaciones a la población civil. 

El informe del Cerac concluyó que se va presentar una pérdida de apoyo ciudadano a las negociaciones. "A partir de este hecho, cualquier acción de las Farc estará magnificada en términos del impacto de la opinión frente al proceso de paz, principalmente porque la ciudadanía no se encuentra preparada para el recrudecimiento de la violencia que se espera", agregaron. 

¿Cómo superar la crisis? 

A pesar de la gravedad de la situación, el Cerac se refirió a cómo el Gobierno puede superar al crisis, frente al panorama del posible estancamiento de las negociaciones y del aumento de la violencia del conflicto. "La posibilidad más viable para frenar o evitar que esto suceda sería que desde la mesa se llegue prontamente a un acuerdo del cese definitivo de la violencia", considera el análisis. 

No obstante, el centro de estudios reitera que un posible cese del fuego depende de una negociación en la mesa y no por imposición de una de las partes a través de amenazas y el uso de la violencia, y sostiene que el cese unilateral operaba como un mecanismo de presión de las FARC para que el Gobierno aceptara una suspensión bilateral de las hostilidades". 

A pesar de todo, según el Cerac, esta nueva crisis representa una oportunidad para que la comunidad internacional, representada tanto en las terceras partes que facilitan y garantizan la negociación como por representantes de países como Estados Unidos y El Vaticano, presten sus buenos oficios catalizadores del avance de los diálogos. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.