Alex Gorsky, chairman and chief executive officer at Johnson & Johnson, speaks during a Bloomberg Television interview in New York, U.S., on Monday, June 26, 2017. Gorsky discussed the state of health care in America and the Republican Senate health care bill. Photographer: Christopher Goodney/Bloomberg

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co Sábado, 14 de julio de 2018

Un jurado ordenó a la multinacional Johnson & Johnson pagar US$4.690 millones mujeres y sus familias.

Desde hace más de dos años la multinacional de cosméticos y aseo Johnson & Johnson ha estado en los tribunales tratando de solucionar las demandas que mujeres y sus familias interpusieron porque a raíz del uso de los productos de talcos de la compañía padecen de cáncer de ovarios.

La nueva batalla perdida se conoció ayer cuando un jurado ordenó a la compañía pagar US$4.690 millones a mujeres que alegaron que el asbesto contenido en los productos de talco hizo que desarrollaran cáncer de ovario.
Este caso se reseña como el sexto mayor veredicto por defectos en los productos en la historia de los Estados Unidos.

Según Bloomberg “la asignación de US$4.140 millones en daños punitivos y US$550 millones para indemnizar a 22 mujeres y sus familias por sus pérdidas llevó a que las acciones del gigante del área de la salud y los productos de consumo cayeran 1,9% a US$125,28 a las 08:03 en las operaciones previas a la apertura del mercado el viernes en Nueva York”.

Esta no es la primera batalla que pierde la multinacional, pues ya había sido condenada por un tribunal de Los Ángeles en agosto del año pasado a pagarle US$417 millones a una mujer por la misma razón. Sin embargo, esa decisión fue anulada después de que la empresa interpuso un recurso.

Johnson & Johnson se pronunció a través de un comunicado firmado por su portavoz Carol Goodrich, en el que dice que el veredicto “fue producto de un proceso fundamentalmente injusto que permitió que las demandantes presentaran a un grupo de 22 mujeres, la mayoría de las cuales no tenían conexión con Missouri, en una sola causa en la que todas alegaban haber desarrollado cáncer ovárico”.

Según las cuentas, cada familia debería recibir US$25 millones por sus pérdidas, “cualesquiera fueran su realidad individual y las diferencias en las leyes aplicables, refleja que las pruebas del caso simplemente se vieron arrolladas por el prejuicio de este tipo de proceso”, agregó Goodrich.

Al preguntar sobre qué sigue en el proceso, el socio de Cáez, Gómez & Alcalde, Guillermo Cáez dijo que “frente al éxito de los recursos es posible que los fallos sean revocados si J&J logra probar que sus productos no contenían asbesto”.

Dado que la US Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Drogas de EE.UU.) realizó un estudio del producto de Johnson & Johnson en el que no detecto presencia del componente cancerígeno, no se descarta que en la apelación la multinacional pueda ganar el caso.

“Ante los recursos frente a los fallos, tan solo hasta que estos sean resueltos se sabrá si la compañía tendrá la obligación de indemnizar o no a los demandantes por los datos que se imputan en sus productos”, resaltó Cáez.

Carlos Amaya, socio de Amaya Propiedad Intelectual, aseguró que Johnson & Johnson apelará sin lugar a dudas, “ellos consideran que será revocado el fallo como ha sucedido con otras demandas, donde el Tribunal estableció que no encontró suficiente evidencia que vinculara al talco con el cáncer de ovario, y en ese sentido se ha podido concluir que el vínculo es aún incierto”.