Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa viernes, 24 de agosto de 2018

El fiscal anunció que pese a que Marín Marín estuvo presente en algunos ciclos de conversación que se adelantaron en Cuba

Ante el Juzgado 52 con función de Control de Garantías la Fiscalía General de la Nación les imputó cargos a María Elvira Valencia Gómez, José Domingo Árdila Neira, Yessica Carolina Gómez Builes y Bibiana Marleny Arias Garzón, quienes presuntamente harían parte de una red criminal liderada por Marlon Marín Marín, sobrino del exguerrillero ‘Iván Márquez’. De estas personas se dice, estas personas pretendían lucrarse de los recursos destinados para el posconflicto.

A la audiencia, que tardó poco más de tres horas, no se presentó el sobrino de Márquez, pues se encuentra en Estados Unidos compareciendo ante las autoridades de ese país por presuntamente haber enviado droga hacía el exterior. Sin embargo, en la diligencia hizo presencia su abogado quien estuvo por unos minutos mientras el juez le solicitó se retirara debido a que su defendido no se encontraba en el recinto judicial.

Una vez se realizó la presentación de las partes el fiscal del caso anunció que las investigaciones de la Fiscalía pudieron detectar actuaciones irregulares por medio de adjudicaciones de contratos relacionados con la malla vial terciaria, con la estructuración indebida de proyectos productivos y la intermediación irregular para la adjudicación de proyectos a financiarse con fondos establecidos con diferentes esquemas de paz.

De acuerdo con el fiscal, estos hechos se realizaron valiéndose de su conocimiento en la estructuración de proyectos productivos y su experiencia laboral o conocimientos en temas de contratación. Para el fiscal, “el propósito común que se observó después del acuerdo fue obtener un provecho económico ilícito contrariando todo el marco legal, que ha sido dispuesto para el beneficio general de la comunidad particularmente, en las víctimas, los reincorporados y en últimas en la sociedad”.

Según la Fiscalía, el provecho económico que buscaban los procesados se traducía en porcentajes para los mismos, en caso de ser adjudicatarios de los contratos. Con estos señalamientos para la Fiscalía es claro que se conformó una red de personas que giró entorno a Marlon Marín, y que los demás integrantes participaron desde la experiencia profesional o laboral de cada uno, y que “el provecho económico ilícito se obtendría a través de diferentes líneas de acción irregular, pero que leídas en conjunto demuestran intención de vulnerar el marco normativo que rige el posconflicto”.

En medio de la intervención el fiscal señaló que se interceptaron comunicaciones entre los procesados y en ellas la Fiscalía encontró presuntos nexos con exfuncionarios del Gobierno Nacional, por lo que sacó a colación al exsenador Jorge Eduardo Gechem, quien -dijo- presuntamente era el encargado de gestionar los proyectos ante la Agencia de Desarrollo Rural.

“José Domingo Ardila Neira relata en sus conversaciones telefónicas el manejo que tenía la Agencia de Desarrollo Rural ADR, para lograr la viabilidad con los proyectos. En dichos diálogos el señor Ardila Neira pide dineros para una coordinadora de proyectos de la Agencia de Desarrollo Rural quien es la persona que colabora con la optimización de la viabilidad técnica de los proyectos productivos al interior de la entidad”, dijo el fiscal en la audiencia.

Del mismo modo, señaló, “el señor José Domingo relaciona al exsenador Jorge Gechem quien sería una de las personas encargadas de gestionar los proyectos ante la ya mencionada entidad (…) En los diálogos Árdila Neira menciona que le ha contado al senador Gechem lo de una asistencia técnica rural que saldría por la ADR y que le ha entregado 110 millones de pesos por la asignación de los cupos”.

Además de dichos señalamientos reveló que en los departamentos de Cundinamarca, Santander y Antioquia durante enero de 2017 y hasta el mes de marzo de 2018, los procesados se concertaron para crear dicha red al margen de la ley.

Lo que llama la atención del fiscal es que “Marlon Marín es sobrino del Luciano Marín Arango más conocido como ‘Iván Márquez’, quien actualmente es miembro de la Dirección Nacional del Partido Político Fuerza Alternativa del Común FARC, lo cual le permitió generar relaciones de negocios a través de las cuales adelantó diferentes misiones después de la firma final del acuerdo de paz”.

El fiscal anunció que pese a que Marín Marín estuvo presente en algunos ciclos de conversación que se adelantaron en Cuba, no fue pieza clave en la negociación con el Gobierno Nacional. Lo que sí anunció la Fiscalía es que Marín fue a visitar las zonas veredales con el fin de acompañar al Estado colombiano en la caracterización de necesidades básicas de las personas que vivirían en esas zonas.

“Debemos indicar que de acuerdo con las evidencias que obran en el expediente Marlon Marín emprendió de manera paralela actividades tendientes a gestionar ante entidades del Estado proyectos de manera irregular, esto de manera paralela a las labores que venía desempeñando en los proyectos productivos”, aseguró el fiscal.

Para el fiscal, la primera acción irregular que cometió Marín fue desplegar una consecución de contratistas que pudieran ejecutar obras de vías terciarias en los municipios afectados por el conflicto, en ese entendido, Marín habría buscado a los hoy procesados para llevar a cabo el ilícito.

“En una línea de acción paralela Marlon Marín se concertó con la señora Yessica Carolina Gómez con el fin de pagar coímas a funcionarios del Ministerio de Agricultura con el fin de conseguir la viabilidad financiera en unos proyectos radicados con dicha entidad”, dijo el fiscal.

Por estos hechos, la Fiscalía General les endilgo los delitos de concierto para delinquir agravado y enriquecimiento ilícito de los cuáles, Yessica Carolina Gómez Builes fue la única que aceptó su responsabilidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.