Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co jueves, 14 de agosto de 2014

El presidente Juan Manuel Santos anunció que le entregó oficialmente a la Corte Internacional de Justicia, CIJ, un documento en el cual le solicita declararse “sin competencia para conocer la demanda interpuesta por Nicaragua, por una plataforma continental extendida”, presentada el 16 de septiembre del año pasado.

El Estado argumenta que esta pretensión es inadmisible y el texto enviado es un escrito sólido y preparado por expertos, pero por la etapa en la que está el proceso no puede anunciar más detalles.

“De acuerdo con las normas de la Corte los escritos y argumentos son confidenciales, no podemos dar detalles, reitero que nuestro país es respetuoso del Derecho Internacional por eso decidió manifestar con franqueza y contundencia las razones jurídicas que le impiden pronunciarse de nuevo sobre cualquier pretensión Nicaragüense”. Esta acción, aseguró, fue consultada con la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, ante la cual el agente Carlos Gustavo Arrieta y el co-agente Manuel José Cepeda explicaron en detalle cada una de las excepciones preliminares presentadas por Colombia.

La solicitud de Nicaragua es que la CIJ juzgue y declare que “el curso preciso de la frontera marítima entre Nicaragua y Colombia en las áreas de plataforma continental que le corresponden a cada uno más allá de las fronteras fijadas por la Corte en su sentencia de 19 de noviembre de 2012”.

Además, le pide que juzgue y declare “los principios y reglas de derecho internacional que determinan los derechos y deberes de los dos Estados en relación con el área de superposición de titularidades de la plataforma continental y el uso de sus recursos, hasta tanto se delimite la línea de frontera entre ellos más allá de las 200 millas náuticas desde la costa de Nicaragua”. Una pretensión que según dijo en su momento Santos afectaba también a Panamá, Costa Rica y Jamaica.

Andrés Molano, docente de la Universidad del Rosario, asegura que aunque no conoce en la totalidad este nuevo caso lo único cierto por ahora es que esas declaraciones hacen parte del trámite normal que se surte y para que la CIJ evalúe los argumentos de las dos partes y tome decisiones.

Dudas sobre el paso a seguir
Antonio José Rengifo Lozano, docente de la Universidad Nacional, esbozó el año pasado la posibilidad de esta pretensión en su artículo: Segunda etapa de Nicaragua contra Colombia: ¡Cuidado! ¡Ahí hay dragones!.

Asegura que existe La Convención de las Naciones Unidas para el Derecho del Mar, que incluso es respetada por los estados que hacen parte del acuerdo y los que no. En el caso de una plataforma extendida “establece un conjunto de reglas aplicables cuando el borde exterior del margen continental se extiende más allá de 200 millas”. Y explica que, “esa demarcación exterior no puede exceder de 350 millas marinas contadas desde las líneas de base o de 100 millas marinas contadas desde la isobata de 2.500 metros”. Een este caso no hay claridad de lo que se debe hacer al respecto, pues si Colombia no pertenece a la selecta Convención, ¿cómo puede defenderse?

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.