Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Xiomara Mera lunes, 21 de noviembre de 2016

Aunque la lucha de KIA no fue nada fácil, en la segunda instancia el Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial, José Luis Londoño, revocó la decisión proferida por la Dirección de Signos Distintivos.

En la primera instancia no se presentó ninguna oposición al registro de la marca, pero cuando María José Lamus, Directora de Signos Distintivos, revisó el Registro Nacional para la Propiedad Industrial encontró que se encontraba previamente registrada la marca Comercializadora de Vehículos Importados CVI, con la cual el signo solicitado entraba en conflicto ya que existía un latente riesgo de generar  confusión entre los consumidores.

Pero para la empresa automotriz esta decisión no era acertada, así que tomó la determinación de apelar la decisión argumentando que “la marca solicitada y la marca citada de oficio tienen una clara diferencia en cuanto a su número de caracteres. Una visión, y comparación en conjunto de los signos muestra que, mientras la marca previamente registrada cuentan con cuarenta caracteres, la solicitada cuenta con siete”.

“De una visión en conjunto de la marca solicitada con la marcas previamente registradas, se extrae que existen diferencias suficientes que permiten que coexistan en el mercado, toda vez que entre ellas existen elementos adicionales que las diferencian ortográficos y gráficos” añadió KIA.

Ante las inquietudes presentadas Londoño realizó nuevamente el examen de confundibilidad  y concluyó que “a pesar de que los signos en conflicto comparten ciertas semejanzas ortográficas, derivadas de la coincidencia en el uso de las letras Cvis / Cvi, analizados en su conjunto encuentra que contienen elementos denominativos y gráficos adicionales, que permiten producir una percepción disímil al consumidor”.

“Aunado a lo anterior, la marca solicitada contiene el elemento denominativo adicional KIA, mediante el cual se emite al consumidor un mensaje en relación con el origen empresarial de los servicios que pretende reivindicar” añadió el funcionario y tomó la decisión de concederle la marca.

“Tal como acertadamente lo manifestó la Delegatura, no es posible afirmar que las marcas sean susceptibles de generar confusión o asociación debido a que el elemento denominativo Kia que hace parte de la marca solicitada indica de un origen empresarial determinado y diferenciable” afirmó Johanna Raffo, asociada de Philippi, Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría.

Por su parte Alvaro Ramírez, fundador & CEO de la firma B&R Latin America IP LLC. opina que “el estudio en segunda instancia fue poco riguroso en cuanto los riesgos de confusión o de asociación entre las marcas conflicto, puesto que KIA y CVI se encuentran presente dentro del mercado automotriz”.

Antecedentes
KIA nació en Corea del Sur como una ensambladora de motos Honda en 1944, entre los años 50 y 70 había crecido y fabrica vehículos para Mazda, Peugeot y Fiat.

En 1981 la empresa decidió además de fabricar automóviles de pasajeros  entrar en la producción de camiones ligeros, esto debido al cierre obligado de su planta en por parte de la dictadura de Chun Doo-hwan.

La opinión

Alvaro Ramírez
Fundador & CEO de B&R Latin America IP LLC.

“El estudio en segunda instancia fue poco riguroso en cuanto los riesgos de confusión o de asociación entre las marcas conflicto, puesto que KIA y CVI se encuentran dentro del mercado automotriz”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.