Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co viernes, 8 de agosto de 2014

En la primera fila del acto protocolario estuvieron presentes los presidentes de Perú, Ollanta Humala; México, Enrique Peña Nieto; Guatemala, Otto Pérez, y hasta el rey Juan Carlos de España, quien acaba de cederle el trono a su hijo Felipe.

Quienes brillaron por su ausencia fueron Michelle Bachelet, Mandataria de Chile, país que pertenece a la Alianza del Pacifico y Nicolás Maduro de Venezuela, quien a última hora y después de cambiar la hora de llegada en repetidas oportunidades, confirmó que en su representación asistiría su ministro de Planeación.

Aunque ambos jefes de Estado argumentaron compromisos inaplazables, hay expertos que aseguran que detrás podría haber mensajes políticos de ‘peso’.

Dice Enrique Serrano, analista político que aunque en estos temas no se puede ‘hilar muy fino’, en este caso se trata de la ausencia de “dos extremos de la izquierda”, que podrían estar sentando un mensaje de falta de credibilidad ante las promesas de Santos en materia de paz, educación y erradicación de la pobreza, en sus próximos cuatro años de gobierno.

“Es extraño que ambos mandatarios Latinoamericanos que representan la izquierda más radical, una sensata (Bachelet) y otra más demencial (Maduro), no hayan asistido. No creo que esto vaya a afectar las relaciones cordiales que se tienen con ambas naciones, pero sin duda, me atrevería a decir que hay falta de confianza en cuanto a las propuestas del líder colombiano. A otro que se le puede intuir desconectado y poco comprometido es a EE.UU. que envío representantes de ‘poca monta’, nadie de peso dentro del gabinete de Barack Obama”.

Frederic Masse, docente de ciencias políticas de la Universidad Externado, dice que creería que la ausencia de Bachelet “si fue por compromisos que le impidieron llegar al evento”, pero lo de Maduro, “si es una manera de ratificar lo que ya ha expresado en discursos anteriores cuando se refiere al proceso de negociación en La Habana, en los cuales ha dejado claro que su compromiso es con el pueblo colombiano y con la paz”, esto y su ausencia en la ceremonia, el docente de la Universidad Externado, la interpreta como una distancia directa con el gobierno de Santos.

“Maduro quiere dejar claro que ambos van por distintos caminos y que su espaldarazo es para el momento de transición y no para su mandato específicamente”.

Aunque Bachelet y Maduro, han asegurado que los motivos son meramente oficiales, habrá que esperar y ver como se sigue moviendo la política de relaciones exteriores de Santos, que según Mauricio Jaramillo Jassir, investigador de la Universidad del Rosario se mantendrán intactas, y de ahí, la ratificación de María Ángela Holguín en la Cancillería.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.