Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa domingo, 17 de mayo de 2015

Todo lo anterior se dio a pesar de la oposición del procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, quien anunció una demanda contra esa determinación, y espera que el Consejo de Estado suspenda los efectos de la misma, mientras se produce un fallo de fondo.

Sobre este asunto habló el ministro de Justicia, Yesid Reyes.

¿La suspensión del glifosato es solo para la aspersión de los cultivos ilícitos?
Sí, y lo es por tres razones: Uno, porque la decisión de la Corte Constitucional con base en la cual se tomó la decisión, solo se refiere a la aspersión con glifosato de cultivos ilícitos. Segundo, porque la competencia del Consejo Nacional de Estupefacientes es solo para controlar sustancias relacionadas con esos cultivos. Y tercero, porque aunque el principio activo del glifosato sea el mismo tanto en cultivos ilícitos como en los lícitos; la sustancia usada en los segundos no es la misma; y además, los mecanismos de uso son diferentes. Todo esto marca una gran diferencia. Además, en Colombia hay alrededor de medio centenar de productos químicos con glifosato, pero no es exactamente la misma sustancia.

¿Desde hace cuánto tiempo usamos el glifosato en Colombia y hasta cuándo va?
Desde hace unos 20 años. Sobre el momento en que debemos dejarlo de utilizar, no le puedo dar una fecha precisa, pero se tardará lo que demore desmontar el Plan de Manejo Ambiental.

¿Qué se necesita?
Que el Ministerio de Salud envíe los estudios técnicos y científicos con base en los cuales hizo la recomendación al Consejo Nacional de Estupefacientes. Ese documento debe ir a la Anla y ésta realiza los trámites pertinentes.

Se ha dicho que esta decisión se tomó sin un plan B para continuar con la erradicación de cultivos, ¿qué dice al respecto?
Lo primero que hay que decir es que el glifosato no es la única herramienta que se usa en la lucha contra los cultivos ilícitos. En Colombia contamos con programas de erradicación manual, con acciones de interdicción marítima y terrestre, con otros de judicialización de pequeños cultivadores, hay programas de desarrollo alternativo, entre muchos otros. En este momento sólo estamos prescindiendo de una herramienta, las otras siguen vigentes.

¿En qué consiste el comité técnico que se creó y estudiará qué hacer de ahora en adelante?
Este comité se encargará de hacer recomendaciones, de proponer lo que se puede hacer en esta nueva realidad. No le establecimos límites, ni se le dieron lineamientos, así que las conclusiones podrían ser el fortalecimiento de programas que ya están o incluso podrá proponer el uso de otras sustancias aptas para la erradicación de cultivos ilícitos sin que se afecte la salud humana.

De las herramientas que usted dice se tienen, ¿el glifosato que porcentaje ocupaba?
Eso varía de acuerdo al año. En 2013, por ejemplo, es difícil cuantificarlo, pues por ataques a las avionetas se suspendió la aspersión.

Pero…, ha sido mayoritaria…
Depende de cómo lo contabilice, si lo hace por hectáreas fumigadas, probablemente el que más se ha usado es el glifosato.

¿Creen que el glifosato ha sido efectivo, que se va a perder una buena herramienta para la lucha contra los cultivos ilícitos?
Creo que el glifosato fue una herramienta que en 20 años dio buenos resultados, pero también que se ha ido agotando en la medida en que han empezado a crecer los cuestionamientos por su uso.

Además, las organizaciones ilegales han encontrado formas para evadir los efectos de la aspersión. Mire, en una época con preparaciones a base de panela retardaban o impedían el efecto del glifosato. Otros han migrado a zonas donde no se puede asperjar como en cercanías a parques naturales, o a comunidades indígenas, o en límites de frontera. Todo eso ha afectando su efectividad.

¿Esos argumentos se los comentaron al Procurador Ordóñez?
No porque la eficiencia no es lo que generó la suspensión, sino que esta se dio por un fallo de la Corte Constitucional, en el que se establece que si hay indicios de que el glifosato puede perjudicar la salud humana, su uso debe suspenderse. A eso se suma un concepto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que abre esa duda. Eso fue lo que se expuso en la sesión del Consejo Nacional de Estupefacientes esta semana.

El Procurador ha dicho que ahora Colombia se va a llenar de coca… ¿Qué le dice?
Lo que la Corte Constitucional ha dicho, con toda razón, es que si una herramienta para la lucha contra el delito es muy eficiente, jamás puede estar por encima a derechos fundamentales como la integridad personal. Así, aún sobre el supuesto de que la forma más eficiente para combatir la droga fuera; científicamente: el glifosato; que no lo es, jamás podría prevalecer sobre posibles daños a la salud de los colombianos.

Esta decisión es política, jurídica, científica… El procurador dice que fue política…
La decisión está tomada con base en un fallo de la Corte Constitucional y ésta hace parte del poder judicial, por lo que los argumentos son estrictamente judiciales.

¿Se descarta que esta sea una forma de ceder a los reclamos de las Farc?
Quienes sostienen que esta suspensión fue por sugerencia de las Farc deben demostrar que la guerrilla convenció a la Corte Constitucional para que en 2014 emitiera una sentencia en la que dice que si el glifosato es peligroso para la salud debe ser revocado.

Además, deben demostrar que la guerrilla incidió en la Organización Mundial de la Salud para que avalara un documento científico que dice que el glifosato es cancerígeno para los seres humanos. Sólo así se puede conectar esta decisión con las Farc. Semejante insinuación me parece descabellada.

¿Han hecho cálculos de cuánto presupuesto y personal se necesita para suplir el glifosato?
Esa es una de las preguntas que deberá resolver el comité que se creó, y en un mes debe informar sobre cuáles son los cambios que se deben implementar.

¿La comunidad internacional, los colombianos… los opositores, pueden estar tranquilos porque no se va a dejar de erradicar?
Pueden estar tranquilos con eso, por decisión firme del Gobierno Nacional; y más allá, con que la salud de las personas no va a estar en riesgo por los efectos potenciales de que se contraiga cáncer.

¿Cómo queda la política contra las drogas?
Queda más firme que nunca. Lo único que ocurrió esta semana es que solo una de las herramientas se va a dejar de utilizar, las otras continúan y seguramente entrarán quizás varias más.

¿Cuántas hectáreas de coca hay sembradas en el país? Se habla de 48.000…
Esa es una cifra, pero estamos pendientes de los reportes que se tienen y que saldrán las próximas semanas.

El Ministro de Defensa ha reclamado más participación de otras agencias. ¿Qué se ha hablado de eso?
Lo que hemos dicho es que la política de lucha contra las drogas no solo debe ser de represión; sino que debe tener un importante componente de salud, lo mismo que uno de educación y de derechos humanos. La lucha contra las drogas, y lo hemos dicho en escenarios internacionales, debe diversificarse y redefinirse para abandonar el enfoque penal, para tener otros componentes. Esperamos que esto sea asumido en 2016 por Naciones Unidas.

Algunos ven este paso de no al uso de glifosato como el primer paso para legalizar la droga…
En la agenda del Gobierno no hay un plan o idea de legalizar drogas. Este es un tema muy complejo, que cuando se ha propuesto ha estado relacionado con determinadas drogas.

Para muchos los pronunciamientos del Procurador son advertencias veladas, para muchos presiones indebidas. ¿Es así?
En lo que a mi concierne no.

¿Qué van a hacer frente a la demanda del Procurador por esta decisión?
Contestarla.

¿Caben las medidas cautelares que invoca el Procurador, mientras se pronuncia el Consejo de Estado?
Creo que no, pero el Procurador está en su derecho y será la autoridad administrativa la que se pronuncie.

¿En la reunión del jueves se habló del concepto que supuestamente ocultó el Ministro de Salud acerca de que el glifosato no era perjudicial para la salud?
El Procurador llevó dos expertos quienes hablaron del glifosato y lo defendieron como un principio activo no nocivo; pero cuando fueron interrogados acerca de si podrían afirmar con certeza de que el glifosato era absolutamente inofensivo, la respuesta fue: No.

¿Han crecido las hectáreas de coca sembrada?
Todo indica que sí han aumentado, pese al uso del glifosato.

¿El Procurador está haciendo política?
La sensación que yo tengo es que él está profundamente convencido de sus tesis, y de que no debió haberse suspendido el uso del glifosato, yo creo que sus posiciones responden a una convicción personal.

¿Qué regiones le preocupan al Gobierno por las plantaciones de coca?
Nariño, Cauca, Valle, y muy especialmente Putumayo, pues es una zona en la que ya había algunas limitaciones por estar cerca de la zona de frontera con Ecuador… Allí además han crecido los cultivos. Por esto el Presidente hace unas semanas ordenó hacer una intervención social en esas zonas para adelantar programas de desarrollo alternativo.

¿Cómo cree usted que nos ve el mundo por la suspensión del glifosato?
No creo que haya algún país que no vea con buenos ojos la suspensión del glifosato, y lo digo porque en el mundo Colombia era el único país que seguía usando este herbicida. Me atrevo a pensar que van a estar muy contentos.

No hay reversa…
No, la última instancia era el Consejo Nacional de Estupefacientes, y esa decisión se tomó el jueves, por lo que esta es una decisión que no tiene marcha atrás.

Pensando en un eventual postconflicto, ¿los guerrilleros que dejan las armas podrían entrar a erradicar manualmente?
Los temas de proceso de paz los maneja el Presidente de la República y su asesor en La Habana.

¿Qué le merece el que estén ya en Colombia negociadores de las Farc para el desminado?
Avanzar en este tema de desminado es algo muy positivo en este largo y doloroso conflicto.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.