Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Miércoles, 3 de septiembre de 2014

Mañana, la Selección Colombia, ranqueada como el cuarto mejor equipo del mundo según la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa), disputará un amistoso en el que hay comprometido un tema de orgullo por tener como rival a los brasileños que truncaron el ascenso de la tricolor en el recién terminado Mundial.

Aunque la artillería para enfrentar al anfitrión del torneo más importante del deporte rey, este año, está más que lista con el regreso de figuras clave como Radamel Falcao García, Luis Fernando Muriel y Aldo Leao Ramírez, los goles al equipo dirigido por José Néstor Pekerman se los podrían meter en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), donde solo tres de los 24 convocados han ‘blindado’ sus signos.

James Rodríguez, Fredy Guarín y ‘El Tigre’, son las tres figuras que han asegurado sus marcas jurídicamente, trámite con el que se evitarán dolores de cabeza a futuro, por causa de un tercero que quiera sacarle jugo a la reputación que estos ‘cracks’ han logrado con su juego bonito en canchas como la del Santiago Bernabeú, Giuseppe Meazza y Old Trafford. El volante creativo y el delantero igualan el número de registros: cada uno tiene cuatro. Guarín, por su parte, tiene dos.

Entre las clases elegidas en la Clasificación Internacional de Niza por los deportistas, están la 35, 45, 25, 28,30 y 32, que distinguen ropa, calzado, servicios de publicidad, productos comestibles, bebidas, cervezas y otros.

Dice Hernán Ruiz, abogado experto en propiedad intelectual de Hernán Ruiz Abogados, que sorprende la ausencia de David Ospina en el top de los más cautelosos en materia de signos, en especial, por la fama que está logrando, que ya lo tiene con un pase de US$9,1 millones de acuerdo con el portal especializado Transfermarket (el Arsenal pagó US$5,2 millones al OGC Nice por el arquero y en menos de dos meses, su valor aumentó en US$3,9 millones).

“La tendencia de no registrarse ante la SIC que tienen los jugadores de la Selección, se da porque seguramente piensan que la marca solo sirve para identifica un producto en especial. James Rodríguez, por ejemplo, va a empezar a vender ropa deportiva y eso podría estar reforzando más esa idea entre sus colegas, pero la verdad es que por temas de seguridad, todos deberían haber registrado sus signos, que pueden empezar a ser utilizados de manera parasitaria y fraudulenta por terceras personas inescrupulosas”, añadió.

Para Javier Delgadillo, abogado experto en propiedad intelectual, la razón respondería a que los nombres de los miembros del equipo tricolor son poco comerciales y difícilmente un producto podría llamarse Eder Álvarez Balanta o Pablo Armero.

Sin embargo, el especialista reconoce la importancia de la diligencia, por temas de seguridad, ya que “nunca falta el que quiera hacer uso indebido de un nombre reconocido”. Si lo anterior llegara a suceder, explica Santiago Roldán Zuluaga, docente de mercadeo de la Universidad Autónoma de Occidente, el afectado podría oponerse y ganar un pleito marcario con facilidad, ya que tendría todo para probar que se le quiere sacar provecho a su prestigio. En cuanto a los intereses comerciales, dice el experto en mercadeo que hay pocos, porque los futbolistas tienen una fama transitoria que le daría al producto identificado con dichos signos, un éxito momentáneo.

Las opiniones
Hernán Ruiz
Abogado de Hernán Ruiz Abogados

“La tendencia de no registrar las marcas por parte de los futbolistas de la Selección Colombia se da porque, seguramente, piensan que el signo únicamente sirve para identificar productos o servicios en el mercado y desconocen los riesgos jurídicos”.

Santiago Roldán Zuluaga
Docente de mercadeo de la universidad Autónoma de occidente

“Los frutos comerciales no son necesariamente tan positivos como la gente piensa, ya que los jugadores tienen una fama transitoria que le daría al producto identificado con dichos signos un éxito momentáneo que desaparecería en pocos años”.