Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

sábado, 28 de abril de 2012

Uno de los aspectos más controversiales del convenio es el relacionado con un ‘acuerdo’ Casi Oculto, los negociadores nacionales aceptaron incluir en el tema de la propiedad intelectual convenios internacionales que les servirán a las multinacionales de USA para saquear y explotar la biodiversidad del país y nuestro conocimiento.

 

Con la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio con USA, comenzó una nueva era en el comercio exterior de nuestro país. La cumbre de las Américas con sus escándalos, como el del servicio secreto del presidente Obama se convierte en un ejemplo muy ilustrativo de lo que le sucedió a sus agentes, que los cogieron con los calzones abajo, ojalá a nuestro país no vaya a pasarle lo mismo. Pues Colombia nunca se preparó para tremenda responsabilidad y semejante reto. Que no nos vaya pasar a los colombianos, lo que le sucedió a las fufurufas criollas, que les prometieron un pago de $800.000 y después les salieron con $50.000.

Hay que resaltar que uno de los aspectos más controversiales del convenio es el relacionado con un 'acuerdo' Casi Oculto, los negociadores nacionales aceptaron incluir en el tema de la propiedad intelectual convenios internacionales que les servirán a las multinacionales de Estados Unidos para saquear y explotar la biodiversidad del país y nuestro conocimiento tradicional, porque podrán patentar animales, plantas, semillas y microorganismos con sólo modificarlos genéticamente. Una transnacional ya patentó un anticuerpo de la Llama o Vicuña en el Perú, que ahora vende como cura contra el Alzheimer sin pagarle a esa nación, y le genera US$17 mil millones.

La biodiversidad produce anualmente 915 billones de dólares que benefician especialmente a EE.UU.

El principal de ellos es la entrega, mediante patentes, de la propiedad sobre recursos genéticos propios (los genes) de las plantas, los animales, los microorganismos y el lla mado conocimiento tradicional de las comunidades indígenas, las comunidades afrocolombianas y las comunidades de campesinos.

En el capítulo 16 del Tratado de Libre Comercio, correspondiente a la propiedad intelectual, mediante la aprobación o ratificación de varios acuerdos y convenios internacionales como el Tratado de Budapest, referente a la propiedad de microorganismos, el Convenio Upov 91, que otorga propiedad intelectual sobre semillas, el Artículo 27.3b del Adpic, que permite la privatización de animales y plantas, el Tratado de Patentes, el cual permite que una patente pueda hacerse valer en cualquier país, y el Tratado de Marcas, el cual permite que cualquier símbolo escrito pueda ser patentado, se les brindará a las multinacionales de Estados Unidos la facilidad de modificar genéticamente animales y plantas originarias de Colombia y luego patentarlas como si fueran de su propiedad.

Así mismo, ocurrirá con el conocimiento tradicional y los microorganismos que existen en nuestro país.

Frente a este panorama en términos generales, se percibe claramente que la oferta nacional carece de valor agregado.

Colombia es un país importador de alimentos. Trae del extranjero el 90% del trigo 100% de la cebada, 75% del maíz amarillo, 90% de la soya, 90% del sorgo, 33% del frijol y 100% del garbanzo, lenteja y la arveja seca, maíz amarillo, 90% de la soya, 90% del sorgo, 33% del frijol y 100% del garbanzo, lenteja, así como la arveja seca.

Con la entrada el TLC con EE.UU. se acabará con lo poco que se produce.

Los subsidios a la agricultura en los Estados Unidos y Europa marcan la diferencia con los productores nacionales.

Ese es un yugo, que atenta contra la soberanía alimentaria.

Jaime Ardila Barrera

Auditor General de la República

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.