Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Geraldine Romero - gromero@larepublica.com.co lunes, 13 de abril de 2015

Ante la decisión de la SIC tomada en agosto de 2014, Genomma Lab mostró su desacuerdo y expresó que el signo solicitado contenía expresiones que describían la calidad, función y características del producto, haciendo referencia a un “gel para cicatrices”, por lo tanto era evidente la relación con la marca previamente registrada Cicatricure, al compartir una similitud en la apariencia visual y el objetivo de querer eliminar manchas y cicatrices.

La empresa opositora afirmó que los productos tenían conexión competitiva de forma directa, pues estaban en los mismos canales de comercialización, se dirigían al mismo tipo de consumidor y utilizarían  medios de publicidad iguales.

Así mismo añadió que los productos que pretendía identificar Robins eran intercambiables y  complementarios con las marcas previas  registradas.

Sin embargo el laboratorio internacional no fue el único opositor, pues la sociedad Santandereana Vélez y Gómez S.A., dio a conocer su inconformidad con el registro, al considerar que el signo poseía semejanzas importantes con su nombre, Cicatrivel.

De este modo Vélez y Gómez expuso que Cicatrigel, amparaba productos en la clase 5, y Cicatrivel en la clase 3, lo que provocaba un riesgo de confusión en el consumidor, al creer que se trataban de marcas del mismo titular o una nueva línea de su portafolio.

Frente a los sustentos de las partes opositoras, la Delegatura manifestó que Cicatrigel contaba con diferencias suficientes en su gráfico y en sus colores para ser objeto de protección marcaria y poder estar en el mercado para identificar un origen empresarial concreto.  Emiliano García, Investigador del Grupo Derecho Privado, de la Universidad Sergio Arboleda explicó que en el presente caso, la SIC sorprendentemente se alejaba de su propia doctrina.

“En el ámbito de las marcas farmacéuticas se permite la utilización de radicales que sugieren al consumidor su composición química o aplicación del producto, pero la condición es que la parte que acompaña al radical “Cicatri”, sea distintiva”.

Por otro lado Tatiana Carrillo, socia de Lloreda Camacho & Co, dijo que en productos farmacéuticos y cosméticos, era muy usual que las compañías utilizaran dentro de sus marcas, expresiones de uso común , lo que le permitía al consumidor, tener una idea del producto. “Sin embargo, su titular deberá coexistir con marcas similares que también incluyan los mismos términos”, concluyó la experta.

Antecedentes
Genomma Lab es un laboratorio de origen mexicano que distribuye a mercados internacionales productos farmacéuticos y cosméticos.  En su portafolio se encuentran marcas como: Asepxia, Dermoprada, Goicoechea, Tío Nacho, entre otras.

En 2012, la farmacéutica firmó un acuerdo  de asociación con la cadena de farmacias de Estados Unidos Walgreens lo que permitió el desplazamiento de sus productos. A mediados de marzo la compañía dio a conocer que había extendido el acuerdo con la firma, sin informar por cuánto tiempo más. Actualmente tiene  presencia en 15 países, entre ellos Brasil, Argentina y  Colombia.

Las opiniones

Emiliano García
Investigador Asociado del Grupo de Derecho de la  U. Sergio Arboleda

“En el ámbito de las marcas farmacéuticas se permite la utilización de radicales que sugieren al consumidor su composición química o aplicación del producto, pero la condición es que la parte que acompaña al radical ‘Cicatri’, sea distintiva de otros signos”.

Tatiana Carrillo
Socia de Lloreda Camacho & Co

“En productos farmacéuticos, es muy usual que las compañías utilicen dentro de sus marcas expresiones de uso común que le permitan al consumidor tener una idea del producto. Así, su titular deberá coexistir con marcas que incluyan los mismos términos”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.