Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juan Sebastián Gómez Latorre - js.gomez@torras.co jueves, 4 de agosto de 2016

Con la excepción que la ley ha previsto respecto de la participación de éstos como gestores en sociedades en comandita o en sociedades colectivas, deben ser considerados aspectos relacionados frente a la participación de menores en entes societarios, bien sea en la tradicional sociedad en comandita hasta la más reciente sociedad por acciones simplificada. 

¿Cuál es el error más frecuente en la inclusión de menores de edad como socios o accionistas en sociedades de familia?

La más recurrente de las situaciones tiene origen en la simulación del aporte de un menor de edad por parte de sus progenitores. En otras palabras, surge desde la constitución de la sociedad en la que, bien sea en la escritura o en el documento privado  se afirma que el menor de edad realizó un aporte en dinero de cierta suma o contribuyó con determinados bienes para la realización del objeto social. 

En la mayoría de los casos no son los menores quienes realizan tales aportaciones, son sus familiares quienes ejecutan la destinación a nombre de éstos, omitiendo el cumplimiento del acto jurídico que corresponde y sus formalidades respectivas. 

Cuando se trata de aportación de bienes inmuebles el nivel de complejidad es mayor, ya que en ocasiones se ignoran las exigencias que la Ley estableció para la transferencia de la propiedad cuando su titularidad está en cabeza de un menor.  

¿Cómo deberían participar los hijos menores de edad, accionistas de una sociedad de familia?

La ley señala que los derechos de administración de los bienes del hijo de familia, en este caso como accionista de una sociedad mercantil, son ejercidos conjuntamente por el padre y la madre, son ellos quienes deberán ejercer los derechos políticos en la sociedad, manifestando que su participación en las deliberaciones y decisiones de la entidad son en representación de los intereses del hijo. 

Surge además otra variable: cuando no hay consenso entre los padres respecto de las decisiones societarias, en cuyo caso, será necesario acudir a instancias judiciales con las complejidades que esto implica. 

¿Qué recomendaciones pueden adoptarse?

 Debemos reiterar que sí pueden participar los menores de edad en sociedades de familia, pero deberá observarse con cuidado el cumplimiento de las formalidades y requisitos para que su vinculación esté dentro del marco de total seguridad jurídica. 

Las sociedades por acciones simplificadas son un instrumento ideal para la adaptación de sus estatutos a la realidad de la dinámica familiar, ninguna familia es idéntica a otra, cada sociedad familiar  exigirá una adecuación singular, no se puede pretender que con un esquema societario estándar queden cubiertas todas las variables relacionadas, ya que su diseño amerita un estudio detallado de las complejidades en las relaciones familiares, las actividades que desarrollará la iniciativa empresarial y la visión futura de su gestión en las generaciones descendentes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.