Mateo Sinisterra Martes, 8 de octubre de 2013

El movimiento político del expresidente Álvaro Uribe ha roto los esquemas electorales tradicionales y esto ha generado confusiones para los miembros de la colectividad, que han presentado iniciativas particulares para luego tener que reversarlas; para los líderes políticos, al buscar la manera de contener el volumen electoral de los uribistas y hasta para los funcionarios públicos, como el registrador, Carlos Ariel Sánchez, que no está seguro de si la imagen del líder de la colectividad pueda usarse como logo y tuvo que presentar las dudas ante el Consejo Nacional Electoral.

Tras los rumores sobre si la recolección de firmas de los precandidatos uribistas sirve o no para el ganador en la consulta popular, aparece la incertidumbre sobre la fortaleza individual de los miembros.

El debate comenzó cuando el precandidato por Uribe Centro Democrático, Francisco Santos, inscribió el comité promotor de firmas Con Uribe, confianza en Colombia para que avalaran su aspiración presidencial como por el movimiento político.

La idea del comité era recoger 500.000 firmas válidas en apoyo a la candidatura de Santos; sin embargo, en la convención de Rionegro que realizó el movimiento de Uribe el pasado lunes, el precandidato se vio obligado a retirar el grupo promotor para que, con Carlos Holmes Trujillo y Oscar Iván Zuluaga, realizaran una consulta popular en las elecciones para Congreso y entre los votantes elegir al candidato único del uribismo.

Las firmas uribistas
La incertidumbre jurídica se presentó al no tener la certeza de que las firmas que recogerán por el partido, y que les permitirán realizar la consulta popular, le sirva al candidato ganador de la colectividad para inscribirse a las elecciones presidenciales en mayo del próximo año.

Sin embargo, el director jurídico de la campaña de Uribe Centro Democrático, Felipe García, asegura que si bien ese movimiento político aún no cuenta con personería jurídica, la recolección de firmas que se realicen para los precandidatos a la presidencia sirven de igual manera para el candidato oficial de Centro Democrático.

“Mediante una la resolución 1586 de 2013 del Consejo Nacional Electoral se prevé que el ganador de la consulta es el candidato para el cargo a la presidencia”, asegura García.

Según el director del programa de Ciencias Políticas de la Universidad de La Sabana, Iván Garzón, son normales estos desconciertos porque es un hecho inédito en la política colombiana, el problema con la recolección está en el tiempo.

“La decisión que tomaron en el partido fue diferenciarse cada vez menos unos de otros porque son conscientes que las listas arrastran muy pocos nombres, salvo muy pocas excepciones en algunas regiones del país”, indica Garzón.

Por su parte, Diana Durán Smela, profesora de derecho de la Universidad de los Andes, afirma que el objetivo de una recolección de las firmas es la consolidación de las bases populares del movimiento político, lo que no asegura que el candidato del partido se robustezca.

“Muy probablemente las firmas no van a favorecer al individuo sino al movimiento político, porque ese es el espíritu de la norma electoral y de las reformas de los años 1991, 2003 y 2009”, dice Durán.

Así mismo, la experta asegura que “desde que un partido se llame Uribe Centro Democrático nada de lo que ocurra es normal. Los precandidatos se tratan de distinguir para los medios o para el electorado alerta, pero para la masa lo único que importa es Uribe cualquiera sea el apellido que lleve el candidato”. De la misma manera, Eduardo Sarmiento, político y académico colombiano, asegura que la discusión sobre aspectos formales del partido, aunque afecta las elecciones no debe ser lo más trascendental porque “eso depende de la reglamentación del partido y de la Registraduría”.

El movimiento uribista rompió con los esquemas electorales tradicionales, pero habrá que evaluar resultados.

Las opiniones

Diana Durán Smela
Profesora de la facultad de derecho de la Universidad de los Andes

“Los precandidatos se tratan de distinguir para los medios o para el electorado alerta pero para la masa lo único que importa es Uribe cualquiera sea el apellido. Es tal la confusión política que la gente cree que Uribe se va a lanzar como presidente”.

Felipe García Echeverry
Presidente del Consejo Directivo de la Corporación Centro Democrático

“Uribe Centro Democrático es un grupo significativo de ciudadanos, sin personería jurídica, pero eso no significa que las firmas de los precandidatos a la presidencia no funcionen para el candidato ganador. Lo afirmó el Consejo Nacional Electoral”.