Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Jueves, 25 de septiembre de 2014

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), mediante resolución 54049 de 2014, le puso condiciones a la integración de las firmas Yara International y Abonos Colombianos S.A. (Abocol).

Para velar por el bienestar de los consumidores y proteger la actividad económica de los distribuidores vinculados a las dos organizaciones, Pablo Felipe Robledo, le pidió a ambas firmas que se abstengan de atar la venta de fertilizantes a la prestación del servicio de asistencia técnica.También les advirtió que tendrán que ofrecer dicho servicio de asistencia a sus clientes, ya sea de manera gratuita o con ánimo de lucro, esto, según la política que la integración.

Las firmas no podrán celebrar contratos de exclusividad con los agentes participantes en la cadena, para la venta o suministro de los productos afectados por la integración.

Otorgar condiciones de igualdad a los agentes que no tengan vínculo contractual o económico con las empresas, en cuanto a cantidades, condiciones de entrega, precios, descuentos, crédito y demás condiciones comerciales de los fertilizantes, fue otro de los puntos clave que agregó la SIC a los condicionamientos.

Además, no podrán reducir la cobertura para la distribución de fertilizantes, ni cerrar puntos de venta en el país, salvo que exista justificación económica, jurídica o de orden público.

El estudio de la SIC
De acuerdo con el análisis de la Superindustria, el incremento de la participación de Yara en el mercado de fertilizantes inorgánicos simples y compuestos, derivado de la transacción proyectada, no generará una restricción indebida de la competencia, ya que en el mercado se encuentran compañías grandes que contrarrestan el incremento en el poder de mercado de la firma mencionada. En ninguno de los segmentos analizados se establecería una posición de dominio como consecuencia de la integración.