Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Christian Díaz Maldonado - cdiaz@larepublica.com.co miércoles, 9 de diciembre de 2015

A la solicitud de registro le salió un opositor muy reconocido en la industria farmacéutica como lo es Laboratorios Siegfried, quien alegaba gran similitud con su marca registrada Zapen, oposición que dejó sus frutos, dado que la SIC respaldó los argumentos de la empresa y negó el registro de Xapem. 

Las similitudes ortográficas y fonéticas fueron determinantes a la hora de negar el registro,  dado que en el mercado ya existe una llamada Zapen, que distribuye Siegfried. Según la entidad ambos signos presentan semejanzas que podrían generar confusión en el consumidor de producto y origen, por lo que la libre coexistencia de los signos sería imposible en el mercado colombiano. Diferencias como la letra X de la Z y la M de la N no son suficientes para identificar plenamente los productos que se quieren comercializar.

“La Superintendencia de Industria y Comercio en una acertada decisión negó el registro de la marca Xapem, pues si bien gramaticalmente parecen tener elementos diferenciales, el riesgo de confundibilidad fonética, impide su registro”, así lo explicó la coordinadora de la maestría de propiedad industrial de la Universidad de los Andes, la abogada Diana Peñaloza.

Otro de los argumentos en lo que se basó la SIC para no avalar el signo, fue que la marca solicitada pretendía identificar productos farmacéuticos de la misma clase (5) que la marca registrada, y al ser fármacos la SIC debe hacer un estudio de factibilidad del signo más estricto y riguroso, dado que la salud del consumidor puede verse comprometida si llegara a confundir los medicamentos. 

Hasbleydi Calvo, gerente legal de la firma B&R Latin America, dijo frente al caso que “es claro que el riesgo entre los signos en conflicto es totalmente evidente. En este caso era posible que el consumidor, al adquirir un producto pensara que está adquiriendo otro  (confusión directa), o que dicho producto tiene un origen empresarial diferente al que realmente posee (confusión indirecta)”.

A Vitalis, le fue negado el registro de su marca en dos oportunidades, pues, desde primera instancia el pleito marcario estaba solucionado a favor de Laboratorios Siegfried, no obstante al tratar de obtener el aval llevando el caso a un segundo momento, la empresa encontró que la Delegatura de Propiedad Industrial respaldaría lo dicho por la Dirección de Signos Distintivos y negarían el registro.

Las opiniones

Hasbleydi Calvo
Gerente Legal de la firma B&R Latin America
“En este caso, era posible que el consumidor, al adquirir un producto pensara que está adquiriendo otro, confusión directa; o que dicho producto tiene un origen empresarial diferente, confusión indirecta”. 

Diana Peñaloza
Coordinadora de la MPI uniandes
“La SIC en una acertada decisión negó el registro de la marca Xapem, pues si bien gramaticalmente parecen tener elementos diferenciales, el riesgo de confundibilidad fonética impide su registro”. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.