Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa martes, 11 de marzo de 2014

El resultado de las elecciones legislativas del pasado domingo muestra que la coalición de la Unidad Nacional del presidente Juan Manuel Santos, conformada por La U, Cambio Radical y el Partido Liberal, no alcanzó a mantener las mayorías con las que contó en el periodo 2010-2014. 

Esto quiere decir que, en caso de darse la reelección del mandatario colombiano para el periodo 2014-2018, Santos tendrá que mover sus fichas para lograr la aprobación de los proyectos que presente en esa legislatura y hasta llegar a negociar con el Centro Democrático, según los analistas.

Es claro que la coalición de los partidos de la Unidad Nacional tendrían cerca de 47 senadores, repartidos en 21 de La U, 17 del Partido Liberal y 9 de Cambio Radical. Sin embargo, para que las iniciativas del Gobierno prosperen, el número de legisladores tendrían que superar los 52.

El principal opositor que tendrá la Unidad Nacional en el Senado será Centro Democrático, con 19 curules, aunque sigue siendo una incertidumbre si con esta cantidad de escaños logre hacer una verdadera oposición a los proyectos gubernamentales, pues tendría que buscar alguna alianza para hacer un verdadero peso.

El profesor de Ciencia Política de la Universidad del Rosario Germán Sahid, aseguró que los partidos de la Unidad Nacional perdieron poder en manos del Centro Democrático, “pero la gobernabilidad en teoría está bien. El expresidente Álvaro Uribe puede polarizar, generar opinión y mover al electorado, lo que podría dificultar las cosas en términos de opinión pública, especialmente”.

Es allí donde el partido Conservador jugará un papel fundamental dentro de la célula legislativa. La decisión de apoyar a la Unidad Nacional o por el contrario de aliarse con el Centro Democrático, por afinidad política, será la clave para los proyectos, especialmente en los temas de paz.

El analista de la Universidad del Rosario consideró que para lograr las reformas que necesita el Gobierno no habría problemas, pero “el gran desafío estaría en los eventuales acuerdos de paz, donde los conservadores no tienen definida una posición clara y podrían convertirse en un palo en la rueda”.

Sahid manifestó que las elecciones dejaron claro que la Unidad Nacional no tiene mayorías y esto podría complicar el propósito reeleccionista del presidente Santos, aunque el actual mandatario es consciente que en algún momento tendrá que negociar con el Centro Democrático para lograr acuerdos.

Para el analista Jaime Zuluaga, en el tema de la gobernabilidad, el uribismo aún no puede poner palos en la rueda a las reformas presentadas por el Gobierno, ya que “representa solo 14% de la fuerza política, mientras que sumado los partidos de la unidad nacional el gobierno mantiene la mayoría”.

Precisamente frente al tema de la paz, Zuluaga aseguró que el Gobierno tiene la posibilidad de unirse con los conservadores y la oposición de izquierda, que son dos fuerzas políticas con las que tiene alguna afinidad política frente a los diálogos y acuerdos que se adelantan en La Habana.

Según Zuluaga, las diferencias marcadas entre el Centro Democrático y el Gobierno Nacional se presentan en el tema de paz, por lo que podrían sentarse a negociar, ya que tienen afinidades políticas en el modelo de desarrollo del país y en el modelo económico.

Otra mirada tiene el decano de Derecho de la Universidad del Bosque, Carlos Escobar Uribe, quien manifestó que la clave para el presidente Juan Manuel Santos “está en los temas del Gobierno sean hegemónicos y que generen una unidad inmensa en la opinión pública”.

Escobar Uribe aseguró que la convergencia conservadora en los últimos años ha estado basada en el actor de gobierno y no “en el actor de la oposición, lo que hace muy probable “que haya una convergencia para irse hacia donde hay un margen de maniobra más amplio”.

Para el decano del Bosque, en caso de que esto no ocurra el Presidente Santos tendrá un escenario en las dos minorías políticas de izquierda como el Polo y la Alianza Verde.

Pese a todo esto, la coalición gubernamental se muestra fuerte y un ejemplo de ello es la opinión del presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, quien manifestó que los tres partidos consolidaron a la Unidad Nacional para los próximos cuatro años.

“Seguramente el Partido Conservador comience a apoyar al Presidente para lograr mayorías cómodas con las que Santos puede contar si se reelige y pueda gobernar en los próximos años para lograr el proceso de paz”, dijo Cristo.

Además, agregó que al Centro Democrático “no se le puede sobredimensionar, ya que una persona que fue expresidente no creo que vaya a obstruir irracionalmente la paz, una fuerza que seguramente se opondrán a aspectos puntuales, pero que no tienen ninguna capacidad para torpedear el avance de los eventuales acuerdos”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.