Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Simón Granja - sgranja@larepublica.com.co jueves, 9 de octubre de 2014

Gisele dos Santos vive en Amazonas, Brasil, y es una estudiante que quiere ser profesora; Alfred Pleyer es Hindú, pero vive en Austria y trabaja en una planta hidroeléctrica a pesar de que toda su vida soñó con ser fotógrafo.

Estas son algunas de las historias que recogió la multinacional Samsung a través de la marca Launching People.

La compañía coreana explicó que el propósito de la multinacional es el de proteger un signo distintivo que en un futuro podría utilizarse.

Sin embargo, lo que en un principio reconoce no es la razón de la solicitud. Como tal la marca distinguía un proyecto que realizó a finales del año pasado que giró entorno a la idea de “en Samsung creemos que el gran potencial humano vive dentro de cada uno de nosotros; es por ello que buscamos impulsar a las personas con gran talento para que vuelvan sus proyectos realidad”.

Por lo anterior, la historia de Gisele y de Alfred fueron el foco de esta campaña que formaba parte de un concurso de desarrollar alguna actividad por medio del smartphone como fotografías, arte, en los que se impulse las fortalezas de cada persona.

Desde el año pasado Samsung intentó registrar ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) la marca Launching People pero encontró a su principal competidor en el mercado, Apple, quien tiene registrada Launchpad, lo interesante es que Apple no se opuso, fue la entidad la que encontró el registro y determinó que ambos signos distintivos son confundibles.

La multinacional coreana solicitó que se registrara la marca en todos los productos que distingue la clase 9 de la Clasificación Internacional de Niza que son dispositivos tecnológicos y específicamente todos los dispositivos de telecomunicaciones.

Una vez la SIC publicó el extracto de la solicitud no se presentaron oposiciones, pero la entidad está en la obligación por el artículo 150 de la Decisión 486 de la Comunidad Andina de realizar el análisis de registrabilidad. Siendo así, la Dirección de Signos Distintivos encontró en su base de datos que ya está registrada una marca con la cual se podría generar riesgo de confusión. Ahí fue cuando Apple con su alta presencia apareció con su marca Launchpad que también se encuentra en la misma clase.

Juan Carlos Martínez, profesor de propiedad industrial de la Universidad de la Sabana, explicó que “aún cuando el elemento denominativo reproduce parte de la marca de Apple, podría pensarse que los elementos adicionales con los cuales no hay coincidencia el consumidor podría tener elementos suficientes para distinguir el origen empresarial; no obstante, la SIC ante el mínimo riesgo de confusión debe negar por cuanto lo que quiere es que no haya ningún riesgo y proteger al consumidor”.

“La resolución se encuentra ajustada a derecho, las semejanzas entre los signos son irrefutables aunado a que pretenden distinguir los mismos productos de la clase 9 internacional. Si bien es cierto las marcas no deben fraccionarse para realizar el estudio de registrabilidad, la marca solicitada reproduce parcialmente la marca registrada con anterioridad por Apple”, dijo Jesús Méndez, abogado especialista en propiedad industrial de la firma Wolf&Méndez.

La opinión

Jesús Méndez
Abogado especialista en propiedad industrial de Wolf&méndez

“La resolución se encuentra ajustada a derecho por cuanto las semejanzas entre los signos distintivos son irrefutables aunado a que pretenden distinguir los mismos productos de la clase 9 internacional”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.