Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co domingo, 27 de septiembre de 2015

Por ello, es momento de que más gente joven refresque las ciudades con ideas novedosas y con administraciones más independientes que propendan por un uso eficiente de los recursos públicos. O que sean los políticos, que así tengan maquinarias detrás, cambien el discurso y sus actuaciones para hacer un puente más cercano con la ciudadanía.

La legitimidad es la forma más sencilla de gobierno, porque no todo lo legal es legitimizado por la población. La aceptación de un mandatario tiene que ver con que se hagan bien las cosas, con el optimismo y con lo que se espera que del líder emane.

Que el 23% de la intención de voto esté en manos de los indecisos y 13% tenga como expectativa votar en blanco significa que algo está mal y hay que cambiar el concepto de gobierno para la ciudadanía. 

Hay que decirle a la gente joven que la democracia es la mejor vía para cambiar el rumbo de las ciudades y que la participación política es parte fundamental de esto. ¿Cómo puede criticar al mandatario de turno si usted no hizo su participación efectiva para elegir y solo se hizo a un costado?

Que su candidato favorito no gane, habiendo usted votado es cuenta de que simplemente hubo una mayoría, pero no es lo mismo cuando simplemente se pierde la cultura política y se deja a los demás una responsabilidad que es propia de usted como ciudadano. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.