Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juan David Barbosa Mariño Sábado, 27 de febrero de 2016

En primer lugar, es importante mencionar que el declarante, quién firma la declaración de los bienes a su nombre, será el importador, aumentándose su responsabilidad y eliminándose la responsabilidad solidaria del agente de aduanas, quién antes firmaba a nombre y por encargo de los importadores. Por lo tanto, la administración de la firma electrónica dentro de las empresas adquiere relevancia, siendo necesario determinar quién será el responsable de su uso y control. 

En el evento de contratar los servicios de una agencia de aduanas, es necesario entrar a revisar los contratos de mandato e incluso establecer un contrato general. 

No todas las empresas pueden asumir los costos de remplazar un agente de aduanas, por lo que se requiere hacer un ejercicio sobre las implicaciones de internalizar la operación aduanera que es diferente a la operación de comercio exterior que ya realizan muchas empresas.

En caso que la agencia de aduanas diligencie la declaración, responderá por la información a efectos de la valoración aduanera. Esto prevé el aumento de requerimientos de informaciónpor parte de las agencias a los importadores, mas considerando que se vuelven a incluir las sanciones por el incorrecto diligenciamiento de la declaración. Por otra parte, si bien en el Estatuto se establecen tratamientos preferenciales como los pagos diferidos y consolidados de derechos e impuestos, la reducción de garantías y el desaduanamiento abreviado. Para efectos de la aplicación de estos beneficios, será necesario esperar la reglamentación que expida la DIAN. Para la obtención y mantenimiento de las autorizaciones y calificaciones que dan lugar a estos beneficios es importante el perfil de los actores en el Sistema de Gestión de Riesgo de la DIAN, lo que implica a la empresas una revisión contaste que no se agota simplemente elevando cada cierto tiempo un derecho de petición a la DIAN para ver si su perfil el alto, medio o bajo.

De otro lado, el Estatuto también implicará costos en la evaluación de las estructuras de importación. Por ejemplo, en materia de unidades funcionales, tema relevante para ciertos proyectos, se establece que el término para el ingreso y declaración de todos los bienes que componen la unidad será de un año, con posibilidad excepcional de una prórroga, contado desde la presentación y aceptación de la declaración del primer envío. 

De otro lado, en materia de origen y respetando los compromisos de los TLC, se establecen procedimientos de verificación de origen para mercancías importadas y exportadas y  nuevas sanciones. Por lo tanto, los empresarios deben entender que la tendencia de fiscalización está empezando a girar hacia estos temas.

Adicionalmente, se introduce la posibilidad de reglamentar la exigencia de certificados de origen no preferencial en los eventos en que las mercancías se encuentren sujetas a derechos antidumping y compensatorios, salvaguardias y restricciones cuantitativas. Aquellas empresas que importan productos de países como China deben hacer seguimiento a la reglamentación que se expida sobre estos asuntos. 

Estos son sólo algunos de los costos y beneficios que esta nueva norma representa para los importadores y que deben ser evaluada con sumo cuidado. Aún con un nuevo Estatuto, la ignorancia de la Ley no es una excusa. Sanciones personales por violar la ley de consumidor

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.