Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Óscar Mauricio Gómez Miércoles, 18 de julio de 2012

La demanda mundial de energía aumenta diariamente y con ello se incrementan los retos energéticos y ambientales para los diferentes actores en el esquema actual de interacción en el sector de hidrocarburos en Colombia, inversión, extracción, licenciamiento ambiental, transporte y seguridad.

Los hidrocarburos no convencionales en Colombia se presentan para el sector extractivo y para la inversión extranjera como una excelente alternativa bajo la actual rentabilidad que ofrece el mercado de hidrocarburos.

Lo anterior, acompañado de los incentivos presentados por el Ministerio de Minas y Energía a ser incluidos en el trámite legislativo de la Ley de regalías, por medio de los cuales se reducirán las mismas hasta en un 40%, con el propósito de hacer rentables las grandes inversiones que se deben realizar en el sector de la  tecnología para alcanzar los objetivos esperados de producción.

De la magnitud de la actual expectativa y oportunidad que se presenta frente a la exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales, deben ser afrontados los retos para los demás intervinientes.

Pues de nada servirán los esfuerzos de una exitosa ronda 2012, un adecuado preámbulo de regulación tributaria y un procedimiento descrito para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales frente al Ministerio de Minas y Energía, si no se tienen en cuenta aspectos tan importantes y definitivos como la variable socio ambiental en el desarrollo de los proyectos.

Es por ello que actual Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, debe tener prevista una estrategia para afrontar las nuevas solicitudes de licenciamiento ambiental para yacimientos no convencionales, teniendo en cuanta la variación de los procedimientos y fundamentalmente de los impactos.

Frente a lo cual se deben establecer criterios claros y precisos desde los términos de referencia para los estudios ambientales necesarios, de forma tal que el trámite de licenciamiento no se convierta en una interlocución de Actos Administrativos haciendo requerimientos de información adicional, que generen tiempos prolongados para el inicio de la actividad.

Es claro que el aspecto más importante frente a la variable ambiental de los hidrocarburos no convencionales, se debe enfocar en el manejo del agua utilizada tanto en la perforación como en la explotación.

Razón por la cual se deberán realizar las correspondientes evaluaciones responsables de los posibles impactos y tener presentes estrategias para la mitigación de los mismos.

Como conclusión, es muy importante que exista un intercambio real de información entre los diferentes intervinientes en el proceso de materialización de la exploración, perforación y explotación de yacimientos no convencionales en Colombia, con el propósito de que las discusiones de carácter técnico y sus posibles impactos puedan ser estudiadas previamente desde la variable socio ambiental, de forma tal que estos procesos no se emprendan cuando la actividad descrita sea una realidad establecida.