Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co lunes, 17 de febrero de 2020

Luego de seis años de proceso, la justicia no encontró pruebas suficientes de que la acusada presionó a los contratistas

Lucy Luna enfrentó un proceso penal durante 6 años que finalizó luego de que el juzgado sexto de conocimiento de Bogotá emitió un fallo absolutorio. La denuncia se llevó a cabo por presuntos delitos relacionados con el carrusel de la contratación.

La Fiscalía General no pudo demostrar que Luna cometió el delito de concusión (exigencias para obtener un beneficio); en este caso, el ente acusador sostenía que la mujer ejerció presiones sobre  el Grupo Nule para que le cedieran el espacio para la construcción de dos estaciones de servicio.

Según la Fiscalía, Luna y su entonces  esposo, Iván Moreno, asistieron a una reunión con Miguel Nule Vellilla en una casa de Teusaquillo. El Grupo Nule ya había conseguido un millonario contrato vial después de pagar comisiones a diferentes políticos para ser resultados en el proceso de licitación.

Se celebró un segundo encuentro en una oficina en la calle 100 con carrera 15, al norte de Bogotá. Según la acusación, el encuentro se dio para tratar pormenores del trato que adjudicó la estación de servicio, la cuál sería construida en la doble calzada de Bogotá-Girardot.

La Corte Suprema de Justicia encontró culpable a Iván Moreno Rojas en 2014. Actualmente, Moreno enfrenta 14 años de prisión por entregar contratos millonarios en Bogotá. Samuel Moreno también enfrenta una condena por incurrir en irregularidades con contratos.

 

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.