Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Jorge A. De los Ríos domingo, 17 de marzo de 2013

Algunas voces critican la posibilidad de que Google adquiera negocios de Internet, puesto que en desarrollo de los servicios de motor de búsqueda, favorece sus propias líneas de negocio en detrimento de las de sus rivales.

 

Así, argumenta los críticos, sería fácil predecir un futuro en el que las preferencias de los usuarios y la calidad de las ofertas podrían ser menos importantes e influyentes que el poder demoledor que Google podría ejercer en Internet.
 
Otros por su parte, opinan que la innovación y constante búsqueda de soluciones para los usuarios del Internet, le ha permitido a Google desarrollar su mercado de  publicidad en línea de manera justa y legal.
 
Así pues, el cuestionamiento que surge es: ¿Debería limitarse la innovación e inversión de Google  en otras líneas de negocio, con el fin de evitar posibles abusos que tiendan hacia la exclusión de sus rivales y la limitación de la libre escogencia por parte de los consumidores?
 
La respuesta a este interrogante no es fácil y tampoco evidente. La manera como se hacen negocios en Internet es muy distinta de aquella manera tradicional en que se hacen negocios en un mercado real. La innovación y generación de ideas puede, de un día para otro, generar un cambio en la manera como las personas actúan, con lo cual, se abren puertas para la creación de nuevos mercados y necesidades.  El consumidor de hoy en materia de mercados tecnológicos se enfrenta todos los días a nuevas necesidades a satisfacer, que se crean como consecuencia de la innovación y desarrollo de nuevas tecnologías. Por lo tanto, limitar el crecimiento de Google, lejos de favorecer la dinámica de competencia podría conducir a un desestimulo de la inversión y del desarrollo de nuevas aplicaciones que brinde nuevas soluciones y alternativas para los usuarios. Hoy por hoy, resulta difícil predecir los desarrollos tecnológicos que afectarán nuestras vidas en el futuro cercano, por lo que intervenir por vía de regulación o de investigaciones por parte de las autoridades competentes no parecería ser la solución más adecuada.
 
Así lo vio la Federal Trade Commission – FTC en los Estados Unidos, al aprobar, dentro del marco de la investigación adelantada por la presunta realización de prácticas contrarias a la libre competencia,  el acuerdo transaccional celebrado con Google mediante el cual el gigante del Internet se comprometió a implementar unas medidas en relación con el despliegue de contenidos de terceros y a modificar las condiciones de su servicio Adwords. El cierre de la investigación por parte de la FTC es una clara muestra del desafío que plantea el desarrollo de las nuevas tecnologías para la correcta e idónea aplicación de las normas de protección de la competencia. Varios detractores de la decisión de la FTC (FairSearch – www.fairsearch.org ) esperan que la Comisión Europea adopte la última palabra y ponga en cintura a Google. Otros, consideramos que la excesiva intervención de las autoridades en este campo, podría llevar a la adopción de decisiones que resulten arbitrarias  contra empresas innovadoras y que han sabido responder a las exigencias de los consumidores. 
 
Sin lugar a dudas, es un interesante caso que amerita seguir su desarrollo y ver si las demás autoridades que adelantan investigaciones en contra de Google se inclinan por intervenir el desarrollo del Internet y en particular, la integración en mercados verticales. Ya veremos!  
 
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.