Reuters

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Bloomberg jueves, 26 de diciembre de 2019

El gobierno presentará una queja el jueves ante la Corte Internacional de Justicia, un órgano de la ONU en La Haya, en la que alega que Bolivia está violando las normas diplomáticas

México pedirá a un tribunal de Naciones Unidas que resuelva una disputa diplomática creciente con Bolivia, que, alega, está acosando a los aliados del presidente derrocado, Evo Morales, en su embajada en La Paz.

El gobierno presentará una queja el jueves ante la Corte Internacional de Justicia, un órgano de la ONU con sede en La Haya, en la que alega que Bolivia está violando las normas diplomáticas al rodear su embajada con fuerzas de seguridad, informó el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Un grupo de aliados de Morales se ha escondido en la embajada desde el mes pasado, cuando México les concedió asilo. El nuevo gobierno de Bolivia, que asumió el poder después de que Morales fuera derrocado por el ejército el mes pasado, emitió órdenes de arresto contra cuatro de ellos, dijo Ebrard.

“Estamos estableciendo conexión con toda la comunidad internacional porque ni aún en los peores momentos de los golpes militares de los años 70 y 80 se puso en riesgo la integridad de las instalaciones de las embajadas de México o sus residencias”, dijo Ebrard en una conferencia de prensa en Ciudad de México el jueves.

Resguardo a criminales

El ministro del Interior de Bolivia, Arturo Murillo, dijo que “allá nos veremos con mucho gusto y veremos quiénes han violado los tratados”. En declaraciones a periodistas, Murillo acusó a México de estar “resguardando algunos delincuentes buscados por la justicia boliviana”, y aseguró que Juan Ramón Quintana, el exjefe de gabinete de Morales, es uno de ellos.

Las relaciones diplomáticas entre los países se han deteriorado desde que México concedió refugio a Morales, luego de que se viera obligado a renunciar en medio de disturbios en todo el país, a raíz de una victoria electoral que ha levantado serias dudas. Morales se fue a Argentina después.

Las tensiones comenzaron a aumentar nuevamente el lunes, cuando Bolivia envió a unos 90 oficiales de policía y soldados a rodear la embajada, en comparación con no más de 6 normalmente, dijo Ebrard.

Un día después, el viceministro de Seguridad Ciudadana de Bolivia, Wilson Santamaría, negó las acusaciones de acoso, pero exigió a México que entregue a quienes enfrentan arresto, según una declaración publicada en Twitter.

El país andino de 11 millones de habitantes ha sufrido una crisis desde las elecciones del 20 de octubre, que se vieron empañadas por varias irregularidades, según un equipo de la Organización de Estados Americanos. El gobierno de la presidente Jeanine Áñez ha dicho que organizará nuevas elecciones, pero aún no ha fijado una fecha.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.