Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

martes, 11 de marzo de 2014

En el campo de fútbol, la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, no tiene tarjeta roja ni amarilla; sin embargo, puede basarse en los recursos de  oposición y cancelación para sancionar equipos. En este caso, entre la empresa Azul Blanco S.A y  Camilo Misael Iguarán Campo, quien registró la marca ‘Academia de Fútbol Arnoldo Iguarán’ la cual fue motivo de conflicto jurídico al presentársele una demanda de cancelación.

Es necesario diferenciar, cuando una empresa se ‘opone’ es porque la marca todavía no se ha registrado. Mientras que, cuando se ‘cancela’, es porque la marca ya fue registrada y otra marca demanda para revocar dicho registro marcario, como es el caso de estas dos empresas en disputa.   

En primera instancia, la firma Olarte Moure, apoderados de la empresa Azul &Blanco,  argumentaron en su demanda de cancelación que la marca registrada tiene un elemento predominante enfocado en el escudo con los colores azul y blanco, el cual según la firma, resulta idéntico a la marca ‘Millonarios’. 

Sumado a esto, el abogado Juan Guillermo Moure, apoderado de la demanda, socavó que la marca ‘Academia de fútbol Arnoldo Iguarán’ es susceptible de generar en los consumidores un riesgo de confusión, dilución y asociación, que desembocaría en usos parasitarios.

  Así mismo, intensificó su retórica al mencionar que la notoriedad de ‘Millonarios’ esta directamente relacionada con la pasión del fútbol, lo cual resulta para el defensor, uno de los activos más valiosos en el tipo de negocio en que se utiliza, y por ello, cualquier signo que resulte similar, pone en peligro sus altas cualidades distintivas allegadas a la familia compuesta de cinco marcas registradas en clases 41, 42, 35, 25 y 28 internacional de Niza.

En cuanto argumentos financieros, señalaron que la Superintendencia Financiera aprobó la emisión de acciones para la creación  de Azul & Blanco, para obtener el reconocimiento deportivo de Coldeportes, y que era necesario superar los 3.000 socios, así que se logró convocar en la primera emisión 4.125, recaudando así, $8.000 millones, agregando la venta del equipo en Julio de 2010 por 24.000 millones de pesos, valor que incluye la marca y la ficha y el pase de los jugadores. 

Por otro lado, en respuesta a la acción de cancelación, el abogado Nicolás Eduardo Alviar Romero, apoderado de la marca ‘Academia de Fútbol Arnoldo Iguarán’ sustentó en contraposición que  la marca tiene una concesión muy reciente, por lo que la accionante debió en su momento ejercer la oposición de un trámite iniciado en el 2012.

Inclusive, LR contactó a Alivar, quien aseguro que “ ellos demandaron únicamente por motivos de similitud gráfica, sin embargo, antes de que salieran todas estas resoluciones, ya se había modificado el escudo de forma sustancial”.

Sin embargo la SIC resolvió a favor de la marca ‘Millonarios’, asegurando que es palpable la relación entre los servicios que distinguen los signos en comparación, debido a que el riesgo de confusión está debidamente acreditado. 

No obstante, Alviar manifestó que presentarán el recurso de apelación dentro de los términos establecidos por la ley frente a la SIC, debido a que los argumentos en juego siguen siendo las “similitudes gráficas y no ideológicas”. 

Por ahora, se espera que la situación se resuelva en segunda instancia, bajo los argumentos de notoriedad marcaria y similitudes gráficas de las marcas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.