Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Expansión Lunes, 14 de diciembre de 2015

La mayor sanción, por importe de 8,56 millones de euros, es la impuesta a Dragados (ACS), seguida de Algeco, que ha sido multada con 1,59 millones de euros, que no le será impuesta por acogerse al programa de clemencia.

En concreto, la Cnmc considera acreditadas las prácticas anticompetitivas desarrolladas por las siete empresas, consistentes en la fijación de precios y el reparto de clientes, así como la adopción de acuerdos para el reparto de las adjudicaciones de licitaciones convocadas por operadores públicos y privados.

Las licitaciones se convocaron en el mercado español de la fabricación, alquiler y venta de construcciones modulares, que son estructuras prefabricadas que se utilizan, de forma individual o combinada, como estancias temporales o permanentes para distintos servicios.

Junto a su uso tradicional por empresas constructoras como oficinas o vestuarios temporales situados a pie de obra, en la actualidad el uso de las construcciones modulares se ha ampliado a otros servicios y sirven de estructuras para colegios, almacenes, hospitales, oficinas, hoteles u otros alojamientos. De hecho, estas soluciones se caracterizan por ofrecer una mayor flexibilidad al usuario, un periodo de instalación inferior y la posibilidad de su reutilización en otros lugares con finalidades distintas de las inicialmente previstas.

Las prácticas anticompetitivas acreditadas tuvieron lugar desde el año 2008 hasta el 2013, con efectos hasta 2014, y afectaron a distintas comunidades autónomas, agrupadas en las llamadas zonas Levante, Sur, Cataluña y Centro-Norte. En particular, entre las prácticas investigadas y sancionadas, tienen especial importancia los acuerdos anticompetitivos para el reparto de las adjudicaciones de licitaciones de suministro de construcciones modulares destinadas a instalaciones educativas (colegios e institutos públicos) en las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Cataluña, Murcia y Valencia, aunque las conductas ilícitas sancionadas también alcanzaron a otras licitaciones públicas y privadas.