Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Angélica Benavides martes, 27 de agosto de 2019

La determinación del alto tribunal se tomó luego de estudiar la apelación que presentaron Besaile y su defensa en marzo

En segunda instancia, el Consejo de Estado ratificó la pérdida de investidura del exsenador Musa Besaile, procesado por el pago de un soborno para detener una orden de captura que se libraría en su contra y dilatar un proceso penal que le sigue la Corte Suprema de Justicia.

La determinación del alto tribunal se tomó luego de estudiar la apelación que presentaron Besaile y su defensa en marzo en contra de la decisión emitida en febrero. En ese entonces, el alto tribunal se basó en las pruebas que reposan en la corporación, en las cuales aseguran que el exfiscal Luis Gustavo Moreno, junto con el también investigado exmagistrado Gustavo Malo, solicitaron dinero para evitar que se surtiera el proceso judicial en su contra.

A juicio del Consejo de Estado “estas declaraciones merecen credibilidad, pues provienen de quien estuvo a cargo del trámite de la investigación contra Besaile Fayad por sus vínculos con grupos ilegales y, por ello, conoció directamente los hechos”.

Además de esto, la sala consideró que Besaile Fayad, mientras fungió como funcionario público, no debía acceder a los sobornos que se suscitaron al interior de la Corte Suprema, por el contrario debía denunciarlos.

“La versión de Besaile Fayad sobre la supuesta coacción que lo llevó a pagar el soborno tampoco lo exculpa, pues como tenía la condición de senador y, por ende de servidor público, al tiempo en que tuvo las tratativas con Moreno Rivera, de haberse presentado el constreñimiento para pagar un dinero, a cambio de detener una orden de captura, antes de “negociar” el monto de lo exigido, debió presentar una denuncia, porque se encontraba frente de un delito y tenía la obligación de informarlo a las autoridades competentes”, se lee en la providencia de febrero.

Si bien la defensa de Besaile Fayad consideró que los hechos relacionados con el pago de los 2000 millones de pesos no tuvieron relación con la función política del exsenador, sino que obedecieron a un asunto de carácter personal y que ese hecho no se explica por la función que aquel tenía como senador, la Sala no desconoce que el excongresista goza de la presunción de inocencia, pues no se ha dictado condena en su contra, pero “se advierte que en ese proceso ya se cerró la etapa de instrucción y que por la consistencia y contundencia de las pruebas allí recaudadas el exsenador actualmente se encuentra en juicio”.

Así las cosas, Musa Besaile queda por fuera del mundo político a menos que decida con su defensa interponer una acción de tutela que podría conocer la Corte Constitucional.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.