Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Lunes, 1 de septiembre de 2014

En entrevista, el ejecutivo vallecaucano es enfático en afirmar que ese pacto nunca existió. “Nadie hace acuerdos para bajar precios. La realidad es que los precios de los pañales para bebés en el país han disminuido 37 % en términos reales en los últimos 15 años, descontando la inflación, tal como lo prueban las auditorías independientes de Nielsen”, afirma.

El ejecutivo subraya que “nadie puede insinuar que hemos estado en un cartel, cuando el precio corriente de $520, de los pañales en el mercado, se ha mantenido por 13 años, su calidad aumentó y hoy más colombianos acceden a este producto”.

Barberi también hace énfasis en que la investigación por la existencia del supuesto cartel apenas empieza y se queja de “las declaraciones apresuradas de funcionarios” que, en su sentir, fueron hechas “sin examinar siquiera si de verdad se produjeron las consecuencias anticompetitivas en precios, calidad y participaciones”.

Para comenzar, doctor Barberi, ¿qué es Tecnoquímicas?
Somos un grupo empresarial colombiano, comprometido desde hace 80 años con el crecimiento económico y el avance social de nuestro país, y en un vigoroso proceso de internacionalización. Nuestra compañía es reconocida por sus aportes a la investigación y el desarrollo de productos innovadores para la salud y el bienestar de las personas en Colombia y varios países de América en los que estamos presentes.

¿En qué mercados trabaja la empresa?
El grupo tiene varias compañías que se especializan en distintos mercados. Hoy tenemos marcas líderes en cuidado de la salud, cuidado personal, agroveterinario, adhesivos, industria gráfica y cuidado del bebé.

¿Hacia qué nuevos mercados le está apuntando?
Tenemos mucho espacio de crecimiento en los mercados en que nos encontramos, como el farmacéutico y el de aseo personal. Nuestro objetivo es complementar las marcas que tenemos y cubrir eventualmente todas las necesidades de salud y bienestar del consumidor.

Estamos en un proceso ambicioso de crecimiento en capacidad productiva. En Villa Rica culminará en el primer trimestre de 2015 la construcción de varias plantas, que representan una inversión de más de US$80 millones.

¿Qué porcentaje del mercado de pañales tiene Tecnoquímicas?
Hoy Tecnosur, que es una filial de Tecnoquímicas, tiene 54 % de participación en el mercado. Hasta mayo de 2014, Tecnosur perteneció por partes iguales a Tecnoquímicas y a Kimberly, y dada su estructura accionaria y jurídica no consolidaba con Tecnoquímicas.

¿Entonces qué participación tiene hoy Tecnoquímicas en Tecnosur?
Desde mayo de este año somos dueños del 100 % de Tecnosur, antes teníamos el 50 % y Kimberly el otro 50 %. Pero esta última empresa era la que la consolidaba en sus informes como filial.

¿Cómo ha sido la evolución de ese mercado?
El mercado de pañales desechables para bebé ha sido absolutamente dinámico y se ha caracterizado por una enorme rivalidad, con grandes inversiones en tecnología y publicidad. Gracias a la competencia, la disminución de precios y el mayor acceso de la población a los pañales de bebé, el mercado creció 75 % desde 2002.

En ese ambiente, las participaciones de los competidores han cambiado significativamente. Tecnosur, con su marca Winny, pasó de tener una participación de mercado del 21 % en 2000 al 54 % en 2014.

¿Hubo o no acuerdos para fijar precios entre los productores de pañales colombianos como investiga la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC?
Nadie hace acuerdos para bajar precios. La realidad es que los precios de los pañales para bebés en el país han disminuido 37 % en términos reales en los últimos 15 años, descontando la inflación, tal como lo prueban las auditorías independientes de Nielsen. Asimismo, los datos internacionales demuestran que los precios al consumidor en Colombia son iguales o inferiores a otros países de la región.

¿Usted se ha reunido con los representantes de la competencia para hablar de los precios de los pañales?
Las reuniones a las que se refiere la SIC serán aclaradas debidamente ante esta entidad y cuentan con todo el soporte legal que explica su realización teniendo en cuenta que Kimberly era socio en Tecnosur. Aquí lo importante es precisar que nunca tuvieron efecto anticompetitivo ni contra el consumidor, quien se vio beneficiado por reducciones continuas en el precio del pañal.

¿Qué tipo de relaciones tiene Tecnoquímicas con la competencia en el mercado de los pañales?
La relación propia de empresas que luchan por impulsar sus metas corporativas en un mercado de alta rivalidad. Los competidores del segmento de pañales son compañías exitosas y sólidas. Varias de ellas cuentan con mucha experiencia internacional, y esto le ha demandado a Tecnosur grandes esfuerzos y capacidad estratégica para consolidarse como líder.

¿Qué piensa del término ‘cartel de los pañales’?
Es un término falaz, equivocado, que no refleja lo que pasa en este mercado tan competido. Término que se ha utilizado de manera indiscriminada, confunde a los consumidores y afecta la reputación de personas y compañías abiertamente competitivas como la nuestra. Cuando hay un cartel, los precios se incrementan, la calidad desmejora, las participaciones no varían, la producción se limita y la promoción disminuye. Las evidencias muestran que nada de esto ocurrió en los últimos 15 años en el mercado de pañales en Colombia.

Todo lo contrario. Aquí las participaciones de los competidores cambiaron sustancialmente, los precios disminuyeron en términos reales, la calidad mejoró en forma permanente y la capacidad productiva aumentó.

Estamos hablando de hechos verificables. No se puede hablar entonces de un cartel, y mucho menos de un abuso, cuando en realidad lo que hay es un beneficio claro para el consumidor. Por este motivo, y para evitar acusaciones injustas, en otros países las autoridades tienen la obligación de verificar los efectos anticompetitivos antes de anunciar la posible configuración de carteles.

Según la Superintendencia de Industria y Comercio, el supuesto pacto realizado entre las empresas que producen pañales les habría reportado ingresos por $7,7 billones en los últimos 15 años ¿Qué responde?
Esa cifra es falsa. Según la SIC, la venta de todo el sector en 15 años fue de $5,7 billones, la que ajusta equivocadamente con un factor de inflación que en este caso no aplica porque el pañal de hoy se vende a los mismos pesos corrientes de hace 13 años. Lo que es importante mencionar es que esa venta generó a la industria una utilidad sobre ventas del 6,6 %, mientras en el resto del mundo esta se encuentra entre el 10 % y 18 %. En este escenario no caben insinuaciones de que el precio pagado por el consumidor generara ingresos indebidos.

La Superindustria dice tener 700 correos que, según la entidad, prueban la existencia de esos acuerdos, ¿cómo explicar que esos correos no buscaban ese pacto?
La Superintendencia ha presentado unos correos, citados fuera de contexto, como si fueran pruebas reinas de un caso juzgado, sin verificar qué ha sucedido en el mercado. En sus recientes declaraciones la SIC ha estado más cautelosa y ha dejado en claro que aún no se puede decir que se haya configurado un cartel y que se investiga si esa situación existió.

Cuando nos notifiquen esos correos, cualquiera que sea su sentido, demostraremos que no tuvieron ninguna consecuencia real, y estoy seguro de que explicaremos aquellos que correspondan a nuestra compañía, porque aquí no hay efectos anticompetitivos sino pruebas de una rivalidad constante por ofrecer en un ambiente muy competido el mejor pañal del mercado y al mejor precio.

En uno de esos correos, una ejecutiva de Tecnoquímicas le dice a un empleado de la competencia “necesitamos que todos nos esforcemos para no dejarnos del cliente”. ¿Cómo interpreta esa frase?

El correo que menciona, como muchos de los que presentan como enviados por funcionarios de Tecnoquímicas, son de empleados de Tecnosur. Tecnosur en esa época era reportada por Kimberly como subsidiaria, y por ende esos correos no pueden ser asignados a Tecnoquímicas. En general, la debilidad del caso de la SIC se refleja en unos correos que presenta sin haber verificado su contexto ni su efecto en el mercado.

¿El hecho de que Tecnoquímicas y Kimberly hayan sido socios en Tecnosur no habrá generado confusión en la SIC y la llevó a decir que hubo acuerdo de precios?
No creo, lo que pasa es que la SIC no quiso oír las explicaciones que nosotros dimos. Porque lo primero que aclaramos fue que los precios no han cambiado, miren los informes. En cambio las participaciones de las empresas han tenido un cambio dramático y ellos (Kimberly) eran socios nuestros desde 1998.

Leyendo los expedientes en las entrevistas que le hacen al personal de Kimberly, como parte de la inducción, se les contaba que esa compañía era dueña del 50 % de Tecnosur, por eso consolidaban el mercado y asumían que tenían el 70 % de participación de ese mercado. Esa era la manera como capacitaban al personal de Kimberly, eso está en el expediente.

¿Es cierto, como dice un periódico bogotano, que usted se reunió con representantes de la competencia en Lima y Panamá para afinar el pacto de precios?
Esas reuniones se explican en el marco de la relación entre Tecnosur y Kimberly, en la que esta última fue accionista de la primera entre 1998 y mayo del 2014. Kimberly-Clark, a través de su subsidiaria en Colombia, adquirió el 50 % de esa sociedad cuando Tecnoquímicas necesitaba vender parte de sus activos para cumplir obligaciones con acreedores.

Como socia, Kimberly participaba accionaria y administrativamente en Tecnosur, tal como Kimberly-Clark Corporation lo reportó públicamente en sus informes anuales ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) desde 1998.

Las reuniones que se realizaron hace alrededor de diez años en el exterior son las que incluían a altos directivos de Kimberly, a quienes no se les permitía venir a Colombia por motivos de seguridad. En estas reuniones, Kimberly definía la agenda y los invitados.

¿Es cierto que por culpa de esos negocios bajo la mesa, entre las cuatro empresas, los consumidores colombianos están pagando pañales 20 % más caros que en EE.UU., Venezuela y Ecuador, y que incluso se rebajó su calidad?
Absolutamente falso. Primero, no hubo negocios bajo la mesa. Segundo, las cifras internacionales de Nielsen, referentes por naturaleza en este tema, demuestran que los pañales en Colombia están por debajo o al mismo nivel de precio de los países de la región.

En cuanto a la calidad, los resultados de firmas auditoras tan prestigiosas como Evonik, indican que Colombia tiene uno de los pañales de mejor calidad de la región. De hecho, Winny ganó la participación que tiene hoy gracias a la innovación tecnológica que le ha permitido ofrecer la mejor combinación precio/calidad en el mercado. Para esto, Tecnosur incluyó características de pañales de las gamas Premium en los productos de gamas bajas, sin afectar el precio de estas últimas.

Tecnoquímicas negó en un comunicado su participación en ese tipo de alianzas ilegales, y que siempre ha actuado con transparencia. ¿La empresa se ratifica en sus explicaciones y seguirá colaborando con la justicia para que todo se aclare?
El comunicado es de Tecnosur, y nos ratificamos en nuestra posición. Vamos a prestar todo nuestro concurso a la SIC para que aclare sus dudas y verifique que aquí no hubo ningún abuso al consumidor. Colaborar con la justicia no significa aceptar cargos. Nadie puede insinuar que hemos estado en un cartel, cuando el precio corriente de $520, de los pañales en el mercado, se ha mantenido por 13 años, su calidad aumentó y hoy más colombianos acceden a este producto.

Algunos altos ejecutivos de las compañías investigadas han señalado ante la Superindustria que todo mundo sabía de la existencia de esos supuestos pactos ilegales. ¿Tecnoquímicas estaba enterada de esas maniobras de sus competidores?
Desconozco las afirmaciones de esas personas. Entiendo, por las declaraciones de la SIC, que han existido delaciones, y no puedo referirme a ellas sin conocer su contenido, intenciones o razones. Será la propia SIC quien las califique al finalizar la investigación.

Es la primera vez que una entidad gubernamental como la SIC abre una investigación de esta envergadura en el país. Si hay responsables se les aplicarían multas hasta por $62.000 millones a cada empresa. ¿En qué argumentos trabaja la firma para desvirtuar las acusaciones sobre su participación en un presunto ‘cartel’?
Es la primera vez que enfrentamos una investigación de esta naturaleza. Entiendo que han existido y hay investigaciones grandes en muchos otros sectores. Lo que llama la atención en el tema de pañales son las declaraciones apresuradas de funcionarios, sin examinar siquiera si de verdad se produjeron las consecuencias anticompetitivas en precios, calidad y participaciones. Esos efectos nunca se produjeron, y por eso creemos que tenemos argumentos sólidos en la defensa jurídica. Lo costoso es el impacto reputacional de afirmaciones presentadas con ligereza.

Se habla de la existencia de ‘carteles’ similares en productos como los medicamentos, ¿ha tenido conocimiento de ese tipo de acuerdos?
No conozco ese tipo de acuerdos. Nosotros participamos en mercados en los que hemos ganado importantes posiciones de liderazgo gracias a nuestra filosofía de libre competencia en beneficio de consumidores que reconocen y confían en nuestros productos, su calidad e innovación.

Personas cercanas a Tecnoquímicas dicen que detrás de este escándalo hay una retaliación política contra empresarios vallecaucanos que no apoyaron la reelección de Juan Manuel Santos. ¿Qué dice al respecto?
Lo que usted me cuenta me parece absurdo, y no es sano que se difundan ese tipo de rumores. Nosotros apoyamos al Gobierno en sus iniciativas y compartimos, como la mayoría de los colombianos, los anhelos de progreso, paz y bienestar para el país.

Entiendo que el Presidente se refirió de buena fe al tema de los pañales, sin que le hubieran informado la alta rivalidad que caracteriza a ese mercado y la inexistencia de efectos nocivos para el consumidor. Conociendo la objetividad y ecuanimidad del Presidente Santos, sé que es una persona que rechaza que se ponga en entredicho la reputación de empresas y personas, sin el debido sustento.

La SIC dio lugar a pensar a quienes la escucharon que los efectos perversos de un supuesto cartel se presentaban aquí. Tal como he reiterado en varias respuestas, estos efectos, en este caso, nunca existieron.

Si no hay motivación política detrás de este escándalo mediático con el tema de los pañales, ¿hay afán de protagonismo del Superintendente?
No sé, eso se lo dejo para que ustedes lo juzguen.

¿No es posible que cuando una empresa alcanza la posición que tiene Tecnoquímicas en el mercado, caiga en la tentación de hacer un acuerdo de precios con la competencia para manejar ese mercado?
Es posible, pero esas posiciones las estamos viviendo hoy y no hay ninguna relación entre lo que está escrito ahí (en la investigación) y el hoy. Cuando uno tiene posiciones mayoritarias, uno no necesita los acuerdos.

Tecnoquímicas es una gran escuela para nuevos profesionales. ¿Cómo ha impactado este escándalo el clima interno de la organización?
Nos duele que el clima interno pueda afectarse por el efecto reputacional de los señalamientos injustos que vivimos. Sin embargo, los 5600 empleados de nuestra Corporación tenemos la convicción sobre la ética de nuestros actos y la capacidad para seguir adelante y salir fortalecidos de esta difícil coyuntura.

¿Qué efectos ha tenido este escándalo sobre la imagen de Tecnoquímicas?
Pueden existir efectos negativos, pero la verdad de los hechos siempre se impone. Aquí, la verdad es la del mercado, la de la calidad, la de nuestras inversiones en tecnología, los beneficios de la innovación y la competitividad de nuestros precios. Los consumidores han confiado en nuestros productos y seguirán haciéndolo.

¿Y sobre usted, uno de los empresarios más reputados del Valle?
Más allá de lo que puedan pensar de mí, me preocupa lo que piensen de Tecnoquímicas, pues eso afecta a la gente que trabaja en la compañía, que es la que ha logrado el crecimiento y los éxitos obtenidos y está comprometida hoy en proyectos decisivos para la expansión nacional e internacional.

Soy un colombiano más que, como todos está acostumbrado a soportar momentos difíciles, de incertidumbre, y hasta señalamientos injustos, pero con la convicción, responsabilidad, fortaleza y transparencia que se requieren para enfrentarlos. Estos son los referentes y norte que nos guían.