Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Melisa Echeverri - mecheverri@larepublica.com.co viernes, 13 de mayo de 2016

La sociedad Comercializadora de Lácteos y Derivados S.A quería inscribir Mili para identificar productos lácteos, contenidos en la clase 29 de la Clasificación Internacional de Niza.

Así mismo, pidió la reivindicación de colores amarillo, verde, blanco, negro, rosado, gris, café, rojo y dorado.

Esta intención fue objetada por Nestlé, titular de la marca Milo, pues la similitud entre ambas expresiones generaba riesgo de confusión entre los consumidores en todos los sentidos: fonético, ortográfico y visual. Sin contar que pretendía reivindicar colores  por el signo registrado.

Carolina Vera, apoderada de la Comercializadora, aseguró que no había problema, pues  como la marca solicitada es muy corta, “basta el cambio de una letra para que el segundo signo goce de distintividad”.

Sus argumentos no fueron válidos, ya que  la SIC encontró que sí existían similitudes entre ambos signos. Además, extendió la notoriedad de Milo. Así, le dio el ‘no’ a la solicitante. 

Pero la Comercializadora persistió. A través de Vera cuestionó si existía alguien que pudiera confundir estas marcas, en especial si el signo cuenta con el dibujo de una vaca como elemento distintivo. 

Aún así, la Delegatura respondió que el registro del signo “conlleva a la pérdida de la fuerza distintiva o el valor publicitario de la marca notoria”. Por lo que fue negada otra vez.

 Para Enrique Aranguren, de EAL Abogados, fue la mejor decisión, pues consideró que “ a este tipo de signos debe dárseles un nivel de protección especial para evitar un deterioro de su fuerza distintiva”.

Antecedentes
El 30 de agosto de 2013, la Superintendencia de Industria y Comercio reconoció la notoriedad de Milo, para “preparaciones hechas a base de malta, cacao, y preparaciones y bebidas hechas a partir de cacao”, productos inscritos en la clase 30 de la Clasifcación Internacional de Niza.   También se distinguió para la clase 32, que consta de “preparaciones hechas a base de malta”. El reconocimiento fue extendido hasta enero de 2015, pues se probó que de 2013 a 2015 crecieron las ventas y se invirtió en publicidad.

La opinión

Enrique Aranguren
Socio de EAL Abogados

“Sobre la notoriedad de la marca Milo, considero que no hay duda y por ello a este tipo de signos debe dárseles un nivel de protección especial para evitar un deterioro de su fuerza distintiva”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.