Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co Miércoles, 5 de diciembre de 2012

La marca Milano de la Societe Des Produits Nestlé S.A no pudo ser registrada en la Clase 30, porque presenta similitud con el signo Milani, ya obtenido por la firma Cargill Incorporated.

La Superintendencia de Industria y Comercio estableció que además de existir una relación en su clasificación, pues los dos signos podrían ser confundidos en el mercado ya que ampararían productos como bebidas a base de café, también se presentaría confusión en cuanto a canales de distribución.

Aunque la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio de negar la solicitud, contó con el recurso de apelación, ya que se trató de una primera instancia, la compañía Nestlé no acudió a esta figura, por lo tanto el caso está cerrado.

Cabe aclarar, que Nestlé cuenta con la marca Milano para la clase 11 que corresponde a maquinaria y accesorios para el café, es decir, cafeteras y equipos electrónicos para su elaboración y tiene una vigencia hasta el 2022.

Según fuentes de la empresa, no se solicitará la marca Milano para la clase 30, puesto que ya se encuentra en proceso la petición del registro del signo Nescafé Milano, teniendo en cuenta que ya son dueños de marcas como Nescafé Classic y Nescafé Dolca. Esta nueva marca ampararía un producto importado con características especiales. Sin embargo, todavía no es confirmado el ingreso del artículo a Colombia, ya que primero se tramitarán los procesos marcarios para que la compañía analice una posible comercialización en el mercado local. Este artículo todavía no ha ingresado al país porque se estudian factores como precio e importaciones.

Superindustria
En el caso de la negación de Milano, haciendo el análisis correspondiente, la Superindustria encontró que al realizar la comparación entre las marcas Milano y Milani, se presentaban semejanzas sustanciales capaces de generar confusión o riesgo de confusión.

Esto porque el signo solicitado Milano reproducía parcialmente la estructura gramatical de la marca previamente registrada Milani, sin que el reemplazo de la letra I por la O al final de la palabra, permita establecer una clara diferenciación entre los signos en conflicto dada la fortaleza del componente nominativo común en ambos signos, esto es la expresión Milan. “Lo anterior puede producir que los usuarios crean que están adquiriendo productos que comparten el mismo origen empresarial y por obvias razones las mismas características, especialmente la calidad de los mismos, cuando en realidad se trata de empresarios distintos”, dice el documento de la Superindustria.

En cuanto a la conexión competitiva, la entidad de vigilancia y control estableció que si existía de manera latente. “Al aplicar la teoría de la interdependencia, que como su nombre lo indica implica reciprocidad, interrelación, correspondencia y dependencia entre los signos que se comparan y los productos que distinguen, el análisis comparativo de lso productos debe ser más riguroso. En efecto, a mayor similitud de los signos, mayor diferenciación debe haber entre los productos”, anotó la resolución de la SIC. Se evidenció que los signos identificarían los mismos productos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.