Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co Sábado, 20 de mayo de 2017

Si bien es imperativo que la sala plena del Tribunal no permita que el Gobierno de turno meta los goles que quiera con el ‘Fast Track’, el hecho de haber tumbado los apartes de esta vía rápida pone un freno de mano a los acuerdos de paz y además incrementa la polarización política que se vive en el país. Para nadie es un secreto que tras la decisión, sectores del Gobierno, y de otros sectores empezaron a atizar las especulaciones partidistas diciendo que magistrados recién elegidos, y que le habían asegurado su respaldo al proceso con las Farc, ahora estaban driblando ese compromiso y que les están pesando los votos que obtuvieron de la oposición, puntualmente del Centro Democrático.

No es momento de que choquen los poderes, más aún cuando la implementación está tan cruda y todavía las alertas están encendidas frente a que el número de disidentes de la guerrilla aumente. Además, estos enfrentamientos no terminan de enviar una buena señal al ELN, que a pesar de su falta de compromiso frente al inicio de las negociaciones, no deben ver con buenos ojos cómo el Judicial cambia las reglas de juego que tienen las Farc.

Ahora, tras el fallo de la Corte, en el Congreso se librarán más enfrentamientos de corte electoral y estarán en veremos los 12 proyectos que faltan de los acuerdos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.