Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

David Jáuregui Sarmiento - djauregui@larepublica.com.co Viernes, 6 de abril de 2018

Hasta 17% del valor del contrato se solicita como soborno al sector privado

En el marco de la Cumbre empresarial ‘Responsabilidad del sector privado en la lucha contra la corrupción’, organizado por la Procuraduría General de la Nación y la Superintendencia de Sociedades el procurador general Fernando Carrillo dio a conocer cifras que en su criterio son alarmantes.

Citando datos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Procurador señaló que desde 1991 a 2011 la corrupción en la que de forma directa o indirecta se ha visto permeado el sector privado le costó al país 4% del PIB y, además, que según una valoración de la Universidad Externado de Colombia, que realizó una encuesta práctica contra el soborno en la empresa colombiana, 91% de los empresarios nacionales consideran que se ofrecen dádivas para generar contratos, entre otras cifras que dibujan la responsabilidad compartida del sector privado con la corrupción en el país y los funcionarios públicos (ver gráfico).

“El monto del soborno a nivel de porcentaje del valor del contrato puede ascender a 17% del valor del mismo; 58% dice que si no se pagan sobornos se pierden los negocios y 80% de los empresarios considera que la corrupción y los sobornos son prácticas habituales para hacer negocios. Así mismo, 74,2% de los ejecutivos admiten que los comportamientos antiéticos son necesarios para ser exitosos en los negocios”, afirmó Carrillo.

Para el funcionario, cada vez más se hace necesario transformar la concepción misma de la corrupción, pues se ha pensado como un problema exclusivo del sector público, “y es un gravísimo error, el daño a los derechos ciudadanos tiene que ver con el abuso de poder y el sector privado también puede protagonizarlo”, exaltó.

LOS CONTRASTES

  • Fernando CarrilloProcurador General de la Nación

    “Necesitamos transformar la concepción de que la corrupción es solo un problema del sector público, y es un gravísimo error. El sector privado también puede protagonizar el daño y el abuso de poder”.


  • Francisco ReyesSuperintendente de sociedades

    “Los problemas por conflictos de interés pueden constituir una vena rota para las sociedades, en tanto que si pasan inadvertidos, pueden dar lugar a la desviación de recursos muy significativos”.

Frente a estas cifras, el superintendente de Sociedades Francisco Reyes afirmó que la entidad también realizó un sondeo entre un universo de 6.000 sociedades, y encontró que las prácticas que tienden a la corrupción son significativas: “en 70,7% de las encuestadas, los miembros de las juntas directivas no revelan sus partes vinculadas; en 95,3% de las empresas no se solicita autorización alguna para efectuar operaciones que impliquen conflicto de interés. Y tan solo en 4,8% se evidencia solicitud de autorización para operaciones que dan lugar a competencia con la sociedad”, resaltó Reyes.

Así mismo, reveló que la entidad tiene 17 investigaciones en materia de soborno internacional, que pueden desencadenar en multas a compañías que han obstruido investigaciones con hasta 200.000 salarios mínimos, es decir, cerca de US$40 millones. El Contralor General y el Fiscal General también hicieron parte del evento en que cuestionaron cómo las empresas públicas y privadas han organizado toda una red de corrupción en el país.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.