Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Esteban Guerra - hguerra@larepublica.com.co martes, 18 de marzo de 2014

La Sala Plena del Consejo de Estado dejó ayer en firme la destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, al negar una serie de tutelas que restaban y que habían suspendido la sanción impuesta por la Procuraduría General de la Nación.

Con esa medida, al mandatario local solo le queda esperar a que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Cidh, tome las medidas cautelares que pidió hace casi tres meses. En el ámbito local, Petro ya agotó todas las instancias.

Aunque podría recurrir a la Corte Constitucional, el proceso sería demorado y la destitución seguiría su curso normal.

Con 15 votos contra 8, la Sala Plena del Consejo de Estado rechazó 23 tutelas que se habían presentado por parte de varios ciudadanos que buscaban frenar la destitución e inhabilidad por 15 años dictada al alcalde Petro.

La Corporación rechazó las tutelas por considerar que no se demostró que hubieran sido vulnerados los derechos, a elegir y ser elegidos, de los ciudadanos .

Así, negada la tutela que había presentado la propia defensa del alcalde Petro, el Consejo de Estado revocó las tutelas que en primera instancia, en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, habían sido falladas favorables al mandatario local.

Ante esta situación, es posible que en los próximos tres días el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, notifique formalmente al presidente de la República, Juan Manuel Santos, para que este decida el futuro del alcalde de los bogotanos. Después, el Jefe de Estado tendría otros 10 días para notificarlo.

Al conocer la ratificación del Consejo de Estado, Petro publicó en su cuenta de Twitter que “todas las instancias del Distrito con optimismo a mantener y desarrollar los programas de Bogotá Humana. Gobernamos hasta el final”.

A la espera de la Cidh
Hace unos días, el presidente del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, magistrado Leonardo Torres, explicó que el Gobierno colombiano debe acatar cualquier decisión que tome la Cidh, en relación al caso del Alcalde.

Esto debido a que el país firmó un tratado con la Comisión que obliga a ser respetuoso de las decisiones del mismo, “si hubiera una decisión en firme de la Comisión o de la Corte Interamericana que suspendiera la sanción a Petro, tocaría cumplirlo (...) Estaría en esa obligación”, dijo el magistrado.

Cabe recordar que el pasado 12 de febrero el juzgado tercero administrativo de Bogotá calificó como legal el decreto que dio paso al cambio del sistema de basuras de Bogotá, proferido por el Alcalde en diciembre de 2012, el cual ocasionó el escándalo de las basuras dentro del programa de la administración distrital conocido como ‘Basura Cero’.

“El juzgado no encuentra en primera instancia que, en el contenido del Decreto 564 del 10 de diciembre del 2012, se configure conducta alguna teniente a posicionar al Distrito como agente transgresor de la libre competencia, de los derechos de los usuarios o de abuso de la posición dominante”, dice el fallo del juzgado.

En ese sentido, la juez le dio la razón a Petro, quien en repetidas ocasiones explicó que el modelo de basuras se basó en una orden de la Corte Constitucional, la cual habría solicitado dicho cambio.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.