Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co martes, 23 de julio de 2013

No muchas opciones para ‘hacerle el quite’ a una liquidación que parece inminente le quedan a la Corporación Social, Deportiva y Cultural de Pereira (Corpereira) -entidad que maneja el club de fútbol Deportivo Pereira- tras terminarse, por incumplimiento, el acuerdo de reestructuración que fue firmado en junio pasado.

El proceso, a diferencia de lo que se ha entendido, no entrará a la Superintendencia de Sociedades, ni será ésta la que ordene una posible liquidación, debido a que la entidad no tiene en ello competencia por ser Corpereira una corporación.

Será, entonces, un juez civil del circuito el que decida el destino de Corpereira, luego de que el promotor del acuerdo de reestructuración, Alonso Acuña, le informe de la terminación del acuerdo por el no pago de acreencias laborales en los plazos establecidos. Éstas suman unos $160 millones.

Este paso lo hará, según lo señaló Acuña, en los próximos días, pero antes deberá notificar a Coldeportes, entidad que otorga los reconocimientos deportivos, para inscribir dicha terminación en el registro mercantil.

¿Lo que sigue es la liquidación?. Eso es lo que justo debe decidir el juez que tome el caso que podría ir en varias direcciones: decretar la liquidación obligatoria, una judicial o una intervención.

Acuña señala que en una liquidación judicial se puede solicitar un acuerdo de reorganización que busca promover y facilitar la reactivación empresarial para asegurar la protección del crédito y del trabajo, a través de la conservación de la unidad productiva. Esto lo deben solicitar los directivos de Corpereira.

Lo que indica el periodista y abogado especializado en derecho deportivo, Óscar Alzate, es que la única opción que tiene la entidad, es presentar ante el juez que ya pagó las acreencias laborales.

“Ahí podría prosperar una posibilidad de que no se liquide la corporación”, agrega.

Sin embargo, esa es una decisión del juez y tampoco está claro que si aún cancelando la obligación Coldeportes conserve o no el reconocimiento al Deportivo Pereira. Precisamente, esta entidad señaló que está esperando la notificación de lo que sucedió en la reunión entre el Promotor y directivos de Corpereira, el lunes pasado en Manizales, (cuando se dio por terminado el acuerdo de reestructuración) para hacer un pronunciamiento al respecto y tomar una decisión sobre el reconocimiento deportivo al Pereira.

Lo cierto es que no está claro qué pasará con el club. Acuña señala que si bien se puede dar una liquidación, considera que el equipo como tal no desaparecería porque quedan los activos representados en los derechos de los jugadores y en la ‘ficha’ que hoy tiene Corpereira, para responder por las acreencias. Es decir, pasarían a un tercero.

Alzate considera que una vez en liquidación los jugadores pueden quedar libres “y la ficha está pignorada a Dimayor por una deuda de $1.200 millones. Quedaría sin nada”. Las riendas de Corpereira las tiene la familia López y su presidente es Álvaro López, quien está de vacaciones fuera del país. Los López también son los mayores accionistas de la firma Promasivo, operador del sistema de transporte masivo de Pereira (Megabús), y tiene multas y sanciones impuestas por el Ministerio de Trabajo y la Superintendencia de Puertos y Transportes, por atrasos e incumplimientos de salarios y obligaciones laborales. Los pasivos de Corpereira llegan a $16.000 millones y los activos sólo a $9.000 millones.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.