Colprensa Jueves, 5 de febrero de 2015

Un curioso aviso fue publicado en El Universal presuntamente por el abogado Felipe Turizo Lobo cobrándole dinero o “ciertas acreencias” al gobernador Juan Carlos Gossaín. “Se hace un llamado, con respeto, al gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossain Rognini, para que se ponga al día con las acreencias que tiene pendientes, las cuales están vencidas”, dice el anuncio.

“Creemos que debido a sus múltiples ocupaciones, se le ha olvidado. No entendemos por qué (el gobernador) no ha atendido a nuestros abogados. Por eso nos vemos en la penosa necesidad de citarlo por este medio”, remata el aviso de quien firma como abogado. A pesar de que un tercero que dijo ser mensajero llegó con los documentos de Turizo, el abogado le escribió una carta al Gobernador diciéndole que él no autorizó ni mandó a poner dicho aviso.

En la carta al Gobernador le escribe: “Con ocasión de la publicación en la primera página del diario El Universal, de un aviso en el cual aparece mi nombre solicitando el pago de unas acreencias, es preciso manifestarle que la referida publicación no fue autorizada ni suscrita por mí, tal y como puede compararse con la firma que aparece en el presente escrito”.

“Es ajeno a toda verdad que la Gobernación de Bolívar tenga alguna deuda conmigo y desconozco la persona que usó mi nombre para tratar de sacar provecho político o suscitar un distanciamiento o rompimiento de las nuestras relaciones”, dice el abogado.

“Es el momento para agradecer a usted el trabajo incansable por nuestro departamento, especialmente lo logrado en los municipios de San Fernando y Margarita. Soy yo señor Gobernador, quien estaré eternamente en deuda con usted, por el legado de progreso que ha dejado en la provincia bolivarense. Con el agradecimiento y amistad de siempre”, finaliza Turizo.

Trinos del Gobernador
En su cuenta de Twitter el Gobernador Gossaín trinó en cuatro mensajes lo siguiente: “Hoy El Universal publicó un extraño aviso en que unos abogados le cobraban al gobernador.

“El abogado que aparece en la publicación negó haber estado en el periódico y asegura que tampoco es su firma”.

Finalmente dice: “Comienza el periodo preelectoral y arrancan las campañas difamatorias. A los agazapados en espera del resbalón, esta vez tampoco fue”.

El Universal, por su parte, obró de buena fe y pondrá en manos de las autoridades lo sucedido para determinar qué pasó y tomar los correctivos o acciones a las que haya lugar.