Colprensa Sábado, 20 de febrero de 2016

Uno de los primeros en pronunciarse fue el expresidente y senador Álvaro Uribe, quien explicó que esta medida del Gobierno hace parte de una demostración inútil, ya que le ha aceptado muchas cosas a la guerrilla. “El presidente se pone serio, guapo, pero para qué si le acepta todo a FARC”, cuestionó Uribe. 

Para el senador del Centro Democrático, Daniel, Cabrales “No fue suficiente la decisión que tomó Juan Manuel Santos a través de Humberto De la Calle después de este episodio en La Guajira. Debió ser con tundente”, explicando además que el Gobierno luego de estos hechos si se muestra estricto y contundente cuando ya “se le han salido de las manos las cosas”. 

Para la presidenta de la Unión Patriótica, Aida Avella, “con amenazas ni la paz ni la reconciliación serán posibles”, refiriéndose al rechazo que le dan al ultimátum dado por el presidente Santos. Sin embargo, desde la izquierda también se rechazó la visita de las FARC al corregimiento de Conejo, municipio de Fonseca. 

Una postura similar mostró el senador del Polo Democrático, Iván Cepeda, quien explicó que el Gobierno Nacional no puede apresurar temas tan importantes como los que se faltan por tratar en la mesa de negociación, además sugirió que la presión a través de amenazas es un error “ya que lo que se busca es la negociación entre dos partes”. 

Para el senador liberal Horacio Serpa, “el incidente ocurrido con las FARC en El Conejo debe servir para que haya pleno acuerdo sobre próximos procedimientos y actividades”, igualmente Serpa aseguró que se debe ganar confianza entre las partes para lograr que una fecha última del acuerdo sea el día pactado.