Colprensa Martes, 1 de octubre de 2013

El abogado Abelardo de la Espriella anunció que radicará ante la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes una queja en contra la magistrada del Consejo Superior de la Judicatura, María Mercedes López Mora, por las supuestas irregularidades que habría cometido a la hora de proferir un polémico fallo de tutela.

López Mora será denunciada por la presunta comisión del delito de prevaricato por acción por incurrir en supuesta falta a la ley al fallar una tutela que favoreció a Jorge Andrés Montoya Moreno, un cantante que es hijo de un reconocido gerente de empresas de taxi en Antioquia, seis años después de haber sido condenado por intento de homicidio.

La polémica tiene su génesis en la investigación penal adelantada contra Jorge Andrés Montoya Moreno, alias ‘Jorge Negrete’, quien fue condenado a más de 23 años de prisión por los delitos de homicidio agravado, en grado de tentativa, y hurto calificado y agravado. La decisión fue confirmada en segunda instancia y quedó en firme cuando la Corte Suprema de Justicia inadmitió una demanda de casación.

La tutela que hoy lo favorece ordenó al juez que lo enjuició a que inicie de nuevo el proceso desde la etapa de pruebas, ya que supuestamente no fue tenida en cuenta la ‘prueba clave’ de indicaría la inocencia del taxista.

El presidente de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, magistrado Wilson Ruiz, indicó ayer que sí hubo irregularidades en el fallo, y que tienen que ver con la autorización que él debía dar para que la magistrada ponente de este caso, María Mercedes López Mora, pudiera convocar a conjueces para que conformaran la sala que estudiaría la tutela.

“El único que puede convocar a reuniones ordinarias o extraordinarias es el Presidente (de la Sala), que en ese caso sería yo, y eso no pasó. La verdad es que estoy un poco sorprendido porque se llevó a cabo Sala de Conjueces sin contar con mi visto bueno”, declaró a medios radiales.

Ruiz agregó que en su criterio sí hubo irregularidades, contrario a lo que ha señalado sobre este caso la magistrada López, quien afirmó que ella sí podía por sí sola convocar a la Sala, en la cual se discutió finalmente la tutela que había sido ya negada por parte de la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y la propia Sala Disciplinaria de la Judicatura por improcedente.

El caso llegó a manos de López, quien en el proyecto de fallo que fue aprobado, señaló que en el proceso penal contra el taxista no fue tenida en cuenta, supuestamente, una prueba que indicaría que el procesado es inocente. “La Fiscalía tenía la obligación de descubrir una prueba en la etapa de juicio en el juzgado y nunca fue descubierta. Esa era la prueba que demostraba que ese joven no había tenido nada que ver en ninguno de los delitos en los cuales le había sido imputada la responsabilidad”, señaló en declaraciones.

De acuerdo con López, “la tutela no desplaza al juez natural. Lo único que se dice al juez es que le exija a las partes que descubran todas las pruebas y vuelva y hágale ese juicio”, señaló.

Y aunque López dijo que Montoya está preso, se estableció que fue condenado como reo ausente y se encuentra prófugo. No obstante, esta decisión de la Judicatura es polémica porque se trata de una tutela presentada seis años después de la condena, lo que estaría vulnerando el requisito de inmediatez.