Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ana Bedoya Jimenez Martes, 18 de septiembre de 2012

La Superintendencia de Industria y Comercio declaró infundada la oposición presentada por Postobón ante el registro de la marca YEP por considerar que tiene diferencias significativas con el signo registrado, YES.

Como parte solicitante, la empresa Almacenes YEP, comercializadora de productos para el consumo masivo, establecida en 1950 por Manuel Yepes Pérez e hijos. Es así como el apellido de la familia, dio origen a la marca YEP Ltda. y la parte opositora sociedad Incauca Alimentos y Refrescos S.A. (hoy Gaseosa Posada Tobon S.A), una de las compañías de bebidas más grandes y antiguas del país, la cual decidió incursionar directamente en el mercado de bebidas en polvo con su refresco marca YES.

Actuando como apoderada de la sociedad opositora, Claudia Patricia Castillo Torres había interpuesto un recurso de reposición, argumentando que en las marcas YEP y YES existen más semejanzas que diferencias en sentido visual, ortográfico y fonético.

“Visualmente es de anotar, que aún cuando la marca solicitada es de carácter mixto, en la etiqueta se aprecia claramente que la expresión YEP, sin elementos adicionales que le proporcionen distintividad adicional al signo”, explicó y agregó que claramente se puede concluir que el signo solicitado reproduce totalmente dos de las tres letras que componen la marca previamente registrada. “No goza de suficiente distintividad para ser registrado como marca, pues el consumidor pensará que se trata de otro producto de Postobón”.

Al respecto, el abogado de la sociedad solicitante en su momento expresó que la marca solicitada para registro YEP es suficientemente distintiva y citó el artículo 134 de la decisión 486 que señala que se constituirá marca cualquier signo apto para distinguir productos o servicios en el mercado.

“Si existe riesgo de asociación entre las marcas YES y YEP, esta le debería preocupar al titular de YEP, y no de YES, ya que YEP, posee las siguientes marcas y depósitos con anterioridad a YES”, señaló.

Al definir esta disputa entre marcas, la SIC mediante resolución 20783 de agosto de 2004, resolvió el recurso de reposición interpuesto con la resolución No 10907, confirmándola. Es así como consideró que después de analizar los signos, no se observan semejanzas ortográficas, visuales y fonéticas que generen confusión. “Si bien los signos comparten cierta semejanza, analizándolas en conjunto, encontramos que cada uno de ellos cuenta con elementos adicionales que genera que al ser pronunciados y transcritos, produzcan una impresión totalmente diferente en el consumidor y en caso de coexistencia no generarían riego de confusión ni de asociación”, explicó la entidad.

De esta manera, resolvió confirmar la decisión de otorgar el registro de la marca YEP y advirtió a Postobon que no procede recurso alguno por encontrarse agotada la vía gubernativa.

Para José Luis Londoño, superintendente delegado para la propiedad industrial, la única vía que le queda a Postobón es demandar ante el Consejo de Estado la nulidad de las resoluciones y decir que la SIC hizo un análisis equivocado de confundibilidad de las dos expresiones y que YES si es confundible con YEP.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.