Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla martes, 28 de mayo de 2019

Ley de consumidor Financiero cumple una década

La Ley del Consumidor Financiero cumplió 10 años. La implementación de las funciones jurisdiccionales para la Superintendencia Financiera, la imposición de buenas prácticas en el sector bancario y la obligatoriedad de prácticas transparentes han sido las principales garantías que ha traído esta Ley.

Debido a esto, el sector bancario ha logrado recuperar confianza por parte de la ciudadanía, que cuenta con una herramienta normativa para atacar los abusos.

Los reportes anuales de la Superintendencia Financiera muestran que la mayoría de las quejas interpuestas por los ciudadanos recaen en bancos y aseguradoras, con lo que se ha realizado una tendencia para controlar a las entidades del sector que va en aumento.

Esto se puede ver en que el primer año de entrada en vigencia de la norma las personas interpusieron 556.374 quejas contra las entidades bancarias. El año pasado, este número alcanzó las 892.210 quejas, con lo que se registró un incremento consolidado de 40%.

Según reportes consolidados del defensor del consumidor financiero, para 2018 las quejas que presentaron los ciudadanos en mayor medida fueron por indebida atención al consumidor financiero, inconvenientes por la liquidación de productos financieros y por aspectos contractuales desconocidos por las entidades bancarias. En total, la Superintendencia recibió 1.348.007 quejas.

Roberto Borras, ex superintendente Financiero dijo que el balance después de 10 años de la norma “es muy positivo. La principal virtud de esa normativa ha sido consolidarse como estatuto especial de protección al consumidor de servicios financieros que reconoce las particularidades que tienen esas relaciones de consumo y que ha contribuido a elevar estándares de prestación del servicio y de relacionamiento de las entidades financieras con sus clientes”.

Por su parte, Natalia Delgado, coordinadora del área comercial de la Universidad del Rosario, aseguró que esta normativa trajo unos estándares de calidad muy altos para el sector, sin embargo, considera que aún hay muchos aspectos que deben ser regulados.

“La norma nos ha ayudado a que los consumidores accedan de una forma más rápida y eficiente a la jurisdicción para encontrar una solución a sus problemas”, comentó el Delgado y dijo que “a futuro debe propenderse más por la utilización de la conciliación para evitar desgastes en la administración y dar una solución más pronta a los consumidores”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.