Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Miércoles, 7 de diciembre de 2016

Luego de unas ocho horas de audiencia, el juez acogió los señalamientos de la Fiscalía y consideró a Uribe como peligroso para la sociedad, una amenaza para los familiares de la niña asesinada y un hombre que podría interferir en la investigación o intentar huir de Colombia. Por esas razones consideró que no es admisible que permanezca en libertad mientras se adelanta la investigación.

Un fiscal de la Unidad de Vida le imputó a Uribe Noguera los cargos de feminicidio agravado, secuestro simple, acceso carnal violento y tortura. El acusado se declaró inocente de esos delitos endilgados.

Yuliana Andrea era una niña caucana, que había llegado a Bogotá con su familia, como desplazados del conflicto armado y residía en el barrio Bosque Calderón, un asentamiento irregular al oriente de la ciudad.

Uribe Noguera, según las primeras pruebas conocidas la raptó en una camioneta y la llevó a un apartamento de su propiedad en donde la habría sometido a vejaciones sexuales, la habría torturado y la habría asesinado, asfixiándola.

Ayer mismo, el cuerpo de la menor salió de Medicina Legal, en donde se hizo la necropsia y fue trasladada a la sede en el barrio Palermo de la Funeraria Los Olivos, donde esta mañana terminará su velación, luego de la cual habrá una misa de exequias y un traslado del cadáver, acompañado por sus familiares hasta el Cauca natal.

Horas antes de decidir su envió a prisión, en el juzgado 79 se había legalizado la captura de Rafael Uribe. Para el juez, el procedimiento adelantado por la Sijín de la Policía fue hecho bajo las condiciones legales adecuadas y al detenido se le respetaron sus derechos y le hicieron lectura de los hechos por los que fue aprehendido.

Las diligencias judiciales, realizadas a puerta cerrada, iniciaron a las siete de la noche del martes, luego de que las partes llegaran al Complejo Judicial de Paloquemao tras el traslado de Uribe Noguera desde la Clínica Vascular Navarra, bajo medidas de seguridad.

La captura de Uribe la efectuó la Policía Metropolitana de Bogotá en horas de la noche del pasado lunes, luego de que un juez de Bogotá ordenará el procedimiento judicial, ante la petición de la Fiscalía de llevar al acusado ante las autoridades.

Entre las evidencias que la Fiscalía enunció ante el juez están vídeos de las cámaras de seguridad del sector, así como los resultados de los análisis forenses realizados a la menor de siete años, por parte del Instituto Nacional de Medicina Legal.

La familia de Yuliana Andrea Samboní está representada por la jurista Isabel Agatón Santander, quien fue designada por el distrito para llevar este caso; mientras que el acusado es defendido por Gerardo Pierini, quien hace parte de la Defensoría Pública. Se desconoce si al avanzar el proceso recibirá la asesoría de un abogado particular.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.