Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co Jueves, 9 de agosto de 2018

El presidente Iván duque dijo que este proyecto sería el primero en presentarse

El presidente Iván Duque en su discurso de posesión, el pasado 7 de agosto, habló de los desafíos que enfrentará durante los próximos cuatro años. Para él, uno de los retos más grandes es llevar la seguridad a todas las regiones del país junto con la justicia, es por ello que enfatizó en la necesidad de alcanzar consensos para lograr “una justicia de excelencia”, es decir que sea creíble, eficaz y cercana a los ciudadanos de todo el territorio. Es por esto que presentará una reforma a la justicia.

Pero, cómo será dicho proyecto que reformaría la Rama Judicial. Según con lo dicho por el mandatario durante su campaña a la presidencia y lo publicado por el partido Centro Democrático en su página web, la transformación tiene como temas clave el fortalecimiento de las primeras y segundas instancias, el aprovechamiento de la tecnología para facilitar los procesos judiciales, búsqueda y mantenimiento de nuevos talentos para la Rama Judicial, frenar la hiperinflación normativa, la derrota a la impunidad, la lucha contra la corrupción, garantizar la dignidad carcelaria y que sea eficiente y evitar las preferencias para los delincuentes de cuello blanco.

Para el abogado constitucionalista, Juan Manuel Charry la reforma a la justicia es un acierto, porque “la justicia tiene que mejorar sustancialmente, tiene que superar la congestión de procesos y mejorar con el apoyo tecnológico. Ya que el sistema pasa por una crisis que ha afectado su credibilidad”.

Uno de los temas más sonados durante la campaña de Duque fue la reforma en la estructura administrativa de la justicia, la cual para Charry es necesaria porque “hay un mal diseño constitucional, el cual se evidencia en acciones como que los jueces controlan mayoritariamente a los congresistas y viceversa, es decir que hay controles cruzados y se traduce a un mal diseño estructural entre el poder legislativo y el judicial”. Además, tanto el Congreso como el poder judicial participan en el proceso de elección de funcionarios públicos, agregó Charry.
Lo anterior ha llevado a que exista una politización de la justicia y una judicialización de la política y que sea válido decir que se necesite cambiar la estructura de las Altas Cortes, para lograr una mayor eficacia en el sistema judicial colombiano.

Respecto al uso de la tecnología para fortalecer el sistema judicial, David Grajales, abogado penalista, dijo que “por ejemplo, el expediente electrónico agilizará los trámites en el sistema judicial”. Además, el actual mandatario considera que el fortaleciendo al sistema de justicia en materia electrónica permite reducir los tiempos de permanencia de un proceso en las diferentes jurisdicciones.

La reforma también busca el mantenimiento de nuevos talentos para la Rama Judicial, y frenar la hiperinflación normativa.

Más información:
La reforma busca alcanzar cuatro objetivos, los cuales son: recuperar la confianza de los colombianos en la justicia, descongestionar y reducir los tiempos de los procesos en 50%, actualizar y tecnificar la administración judicial, para una justicia eficiente y moderna, y dotar a Colombia con un sistema peniteciario y carcelario digno y suficiente. Dichas metas fueron trazadas luego de realizar un estudio al sistema judicial en el que se encontraron impunidad y una visión desfavorable de los procesos judiciales, entre otros.

LOS CONTRASTES

  • David GrajalesAbogado penalista

    “La tecnología permitirá que los procesos sean más expeditos. Esto también depende de los litigantes, quienes a veces piden aplazamientos para alargar los procesos en busca de vencimiento de términos”.


  • Juan Manuel CharryAbogado constitucionalista

    “De 100 homicidios se condenan ocho, es decir que 90% de los casos quedan en la impunidad. En Colombia no hay una justicia efectiva. Se cometen delitos y con dificultad se sanciona al responsable”.