Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa viernes, 22 de junio de 2012

Aunque la cuestionada Reforma a la Justicia terminó como una jungla, llena de `micos`, nadie se responsabiliza de lo que se concilió en los textos de la enmienda constitucional, en el que los congresistas se blindaron, modificaron normas a su medida y sacaron el mejor partido. En otras palabras, todos, desde el Gobierno hasta los parlamentarios, se lavan las manos y se echan la culpa los unos a los otros.

El jueves en la noche, en una alocución en directo, el presidente Juan Manuel Santos, anunció tajantemente que objetará la reforma y la devolverá al Congreso (que según dijo lo haría ayer), en un hecho histórico en el país, por los muchos `micos` colgados en ella de los que responsabilizó, tácitamente, a los congresistas.

'No permitiré que se den gabelas y beneficios a quienes hoy están investigados, o para generar un caos en la Justicia. Sin la presencia del Gobierno hicieron los cambios que a bien tuvieron y solo le informaron al Ministro (de Justicia) de estos después de 10 horas de discusión, cuando ya, por razones de tiempo, había muy poco por hacer', dijo.

Pero ayer el presidente de la Cámara de Representantes, Simón Gaviria, replicó y sostuvo que si bien hubo errores en el trámite de la conciliación de la reforma a la justicia, los mismos no sólo son responsabilidad del Congreso, sino también del Gobierno Nacional en cabeza del ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra.

'Esto es una cadena de errores de absolutamente todas las partes, incluido el Ministro de Justicia', declaró. Precisó además que tras la conciliación Esguerra le pidió una fe de erratas y así se cumplió. 'Luego de ese proceso el mismo Ministro le dice a la plenaria que todo está bien y que votemos', agregó. Gaviria reconoció que leyó la conciliación 'por encima' antes de firmarla y no la revisó artículo por artículo. El ministro Esguerra ha dicho que lo hicieron retirar durante la conciliación, pero ayer el senador conservador, Enrique Maya, dijo que estudiaron la reforma punto a punto y con el Ministro se ordenó la conciliación.

Ayer el Partido Conservador anunció que al reinicio de las sesiones ordinarias del Congreso de la República, el próximo 20 de julio, acompañará al Gobierno Nacional en la modificaciones a la reforma a la justicia, por las objeciones constitucionales hechas a la misma. 'Considero conveniente que el Congreso de la República revise, una vez se inicie la próxima legislatura, el texto aprobado de la reforma luego de su conciliación, y haga un debate integral y de cara al país por el bien de la Nación y para evitar un conflicto entre las distintas ramas del poder', indicó. De todas formas queda claro que de los 163 congresistas que dieron voto positivo a la conciliación, ahí estuvieron todos los del Partido Conservador. En otras palabras, entre los 26 parlamentarios que dieron voto negativo, no está ni uno sólo de dicha colectividad. Entre tanto la Red de Veedurías Ciudadanas (RedVer) denunció ante la Corte Suprema de Justicia a los 163 congresistas que votaron la Reforma y los señaló de haber incurrido en prevaricato.

El director de la Red, Pablo Bustos, explicó que la denuncia también se presentó ante la Fiscalía General para que se investigue a los ministros del Interior, Federico Renjifo, y de Justicia.

La base de la denuncia es que los parlamentarios habrían desconocido el Reglamento del Congreso y de la Constitución en el trámite de la Reforma y que hubo violación al Estatuto del Congresista. Aunque no está claro, luego de la decisión de Santos de objetar la reforma, cuál es el procedimiento que sigue, algunos señalan que el Congreso la debe aceptar para discutirla en las sesiones ordinarias de la próxima legislatura, mientras otros indican que incluso el Presidente del Congreso puede tener facultades para publicarla.

A juicio de la directora de la Corporación Excelencia a la Justicia, Gloria María Borrero, lo único que le quedaba a Santos era impedir que el acto legislativo se promulgara. 'Vamos a ver cómo se hará si se revisará total o parcialmente y qué va a responder el Congreso. Considero que hay que respaldar al Presidente porque están en una crisis de legitimidad todas las instituciones democráticas', sostuvo. El ministro del Interior, sostiene que el Gobierno es de la idea de que se hunda toda la reforma, si esa es la única vía que queda para enmendar los `micos` que se le incorporaron en la conciliación. Renjifo expresa, además, tener tranquilidad ante el tema, por considerar que el acto legislativo no está vigente, porque no ha sido publicado aún en el diario oficial.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.