Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Viernes, 13 de marzo de 2015

Según explicó Ordóñez, se trata de precisiones de términos sobre los cuáles habrían interpretaciones distintas entre la Procuraduría y el Gobierno Nacional.

En ese sentido, el Procurador dijo que para la entidad que dirige, “paz sin impunidad” implica penas de cárcel efectivas para responsables de crímenes atroces. “Espero que en ese sentido se pronuncie el Gobierno”, señaló.

Igualmente, “la dejación de armas” para la Procuraduría es desarme total y absoluto de las Farc y desarticulación de ese grupo como aparato criminal. “Espero que así lo interprete y lo defienda el Gobierno en la mesa de conversaciones de La Habana”, insistió.

Ordóñez dijo que la reincorporación de la guerrilla debe implicar su desarticulación y que no “puede significar institucionalizar el modelo de control y dominación por miedo que implementa las Farc en ciertos territorios”.

El procurador Ordóñez dijo que las Farc deben aceptar, a través de su cúpula, que acepte y confiese que ha cometido crímenes atroces, que ha ejecutado de manera consciente el secuestro, la desaparición forzada, el homicidio y el reclutamiento de niños como una política sistemática y a gran escala. “Deben aceptar su responsabilidad. Espero que ese sea el sentido que le entregue el Gobierno a ese reconocimiento como victimario”, señaló.

Ordóñez agregó que preocupa a la Procuraduría, así como a amplios sectores de la sociedad los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación e indicó que el Gobierno se debe comprometer a que se revela la suerte de 2.760 desparecidos por las Farc. Igualmente, el Jefe del Ministerio Público dijo que insistió en la necesidad de que las Farc entreguen “sus inmensas riquezas” para reparar a las víctimas y que, estas no pueden ser objeto de un inmenso lavado de activos.

Ordóñez dijo que la reunión sostenida con el Presidente Santos, el jefe negociador Humberto de la Calle, el ministro Néstor Humberto Martínez, el general en retiro Oscar Naranjo y Sergio Jaramillo, fue una conversación clara, franca y respetuosa en la que expuso su iniciativa de un pacto para la paz que trata de un acuerdo sobre mínimos que permita garantizar la seguridad jurídica y la sostenibilidad política de lo que se convenga con las Farc.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.