Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co jueves, 19 de agosto de 2021

Varios medios de comunicación publicaron apartes de documentos y audios que confirman la participación de los exmilitares colombianos

Esta semana dos medios de comunicación entregaron en exclusivas detalles sobre el vínculo que existe entre los mercenarios colombianos y el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse.

Uno de ellos fue El Tiempo, medio que tuvo acceso a un documento donde se explica el accionar de los participantes en el asesinato. Una de las revelaciones que hacen es que los exmilitares colombianos se organizaron en cuatro grupos para entrar a la vivienda del Presidente de Haití, y que en el primero de ellos estaba Víctor Pineda Carmona, un soldado del Ejército de 40 años de edad y oriundo de Zarzal (Valle del Cauca), a quien señalan de haberle disparado a Moïse.

Ese primer grupo fue llamado Delta y según lo que reseñó El Tiempo estaba integrado también por "Duberney Capador Giraldo (muerto), Mauricio Javier Romero Medina (muerto), Juan Carlos Yepes Clavijo (capturado), Naiser Franco Castañeda (capturado), Mario Palacios Palacios (prófugo) y Víctor Pineda Cardona".

Otro dato que reveló el medio de comunicación es que en la habitación del Presidente de Haití había mucho dinero en efectivo y que los comandos pidieron ayuda y se organizaron para poder sacarlo.

También explicaron que fueron los integrantes del comando en el segundo piso, quienes se encargaron de tomarle le tomó la foto al Presidente muerto y que en la imagen se evidencia que no hubo signos de tortura.

El Tiempo también precisó que en el documento se lee que el objetivo era sacar de la habitación de Moïse la suma de US$45 millones que tenía en efectivo, una cifra que era altamente representativa frente a los más de US$800.000 que se había invertido en la operación. El documento al que tuvo acceso El Tiempo confirma lo de los US$45 millones, “de los cuales US$18 millones serían el pago que recibirían por ejecutar la acción”.

Una de las teorías que las autoridades de Haití pudieron establecer es que el primer plan no era matar a Moïse, sino secuestrarlo. Se haría el 20 de junio en el aeropuerto de Puerto Príncipe, pero su agenda de viajes se modificó y se cambió el plan para el 7 de julio, cuando fue asesinado.

Del documento de 120 páginas al que tuvo acceso El Tiempo también se conoció que fue el capitán en retiro Germán Alejandro Rivera García el encargado de informar un día antes del ataque (el 6 de julio) que "la nueva orden era asesinar a todas las personas que se encontraran en la casa”.

Fue también Rivera el que informó que tras la muerte de Moïse la nueva líder política de Haití sería la exjueza Wendelle Coq Thélot, a quien denominan ‘Diamante’. Con eso se descartó en cuestión de minutos como nuevo presidente a Christian Emmanuel Sanon (capturado) y a John Joel Joseph (prófugo), conocido como 'J3', el vicepresidente.

Por último, El Tiempo informó que en el documento se lee que fue Joseph Felix Badio, prófugo de la justicia, el encargado de entregar las armas, los chalecos antibalas, los vehículos y los datos a los comandos que atacaron la casa del Presidente de Haití.

Precisamente Joseph Badio, un exfuncionario del Ministerio de Justicia de Haití, fue señalado por el capitán retirado Rivera como el que le ordenó "matar a todos" en el domicilio del presidente Moïse. "Dijo que había que matar a todos (...) los policías, la seguridad del presidente, todo el que se encontrara dentro de la casa había que matarlo", dijo Rivera, conocido como 'Mike'.

Todos estos datos lo tienen las autoridades y organismos de Haití tras intercambiar información con varios países, puntualmente: el procesamiento de 17.320 datos, la verificación de 3.221 abonados telefónicos, 932 imágenes, 77 horas de video y 123 horas de audio, la realización de 36 entrevistas y 71 movimientos migratorios.

Más detalles del caso

Otro de los medios que hizo revelaciones esta semana fue Noticias Caracol, que tuvo acceso a los audios de los exmilitares colombianos, quienes explicaron la forma en que pasaron los tres puntos de control (tras reducir a la guardia) hasta la puerta de la residencia presidencial.

Explicaron que fueron recibidos con disparos y que ante el escenario se tuvieron que proteger porque hubo "fuego cruzado".

Pero lo que más llama la atención de los audios es uno de los testimonios, específicamente el del soldado (r) Naiser Franco Castañeda, quien señala como autor material del asesinato del Presidente de Haití al colombiano Víctor Pineda Carmona. Esta acusación también la confirmó otro exmilitar, el subteniente (r) Jheyner Carmona Flórez, quien según Noticias Caracol se le preguntó quién le había disparado a Moïse y contestó: "Quiero que apunte simplemente un apellido ahí y ya lo investigan ustedes a ver si es cierto o no: Pineda".

Los exmilitares dijeron que Pineda entró a la habitación con un fusil M4, que el presidente Moïse recibió 12 disparos y que su esposa recibió varios disparos en el abdomen y un brazo.

También confesaron, según los audios publicados por Noticias Caracol, que tuvieron la complicidad de los haitianos Joseph Badio, James Solages y de cuatro policías locales.

Sobre la huida, los exmilitares dijeron que se refugiaron en una casa donde esperaron el rescate que les prometió la persona que dirige la empresa de seguridad CTU, la encargada de reclutarlos. Hablan del colombiano Arcángel Pretel. Ese rescate nunca llegó.

Así mismo, cuentan que en medio del ataque en plena fuga cayó el primer colombiano, y fue el sargento Javier Romero.

El capitán Rivera informó: “Nos atacaron muy fuerte. Nosotros pues teníamos muy pocas armas, muy pocas municiones y lanzaron una granada de mano y Javier estaba en una esquina agachado y le cayó la granada de mano”.

El llamado del presidente Duque

Además de conocer audios y documentos que involucran a los exmilitares colombianos, otros medios de comunicación, como La FM, han revelado los testimonios de los familiares de esos efectivos retirados que están presos en Haití y a quienes no les están garantizando sus derechos.

Ante esas revelaciones, donde la esposa de uno de los exmilitares colombianos detenidos denunció que le llegó una carta donde envía mensajes claves para denunciar tortura, el presidente de la República, Iván Duque, insistió en que la justicia de Haití debe garantizar también el juzgamiento de los autores intelectuales de la muerte del presidente de Haití.

“Ya habíamos dicho que la información que teníamos es que si bien pudo haber una motivación para llevarlos a Haití, lo cierto es que en el momento de los hechos con los testimonios de todos es claro que sabían a qué estaban llegando, obviamente se tiene que surtir el debido proceso, se tienen que agotar las instancias de la justicia haitiana, pero la información que compartimos es que había un conocimiento de cuál era el objetivo final, pero lo que ocurre con los materiales no deje de avanzar sobre los autores intelectuales de este punto”, afirmó.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.