Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co Miércoles, 22 de febrero de 2012

En fallo de única instancia, la Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó por el término de 12 años al hoy personero de Bogotá, Francisco Rojas Birry, por haber omitido el deber de declararse impedido para actuar en las acciones realizadas contra la firma DMG, debido a la existencia de un conflicto de intereses al haber recibido dineros de dicha firma, incurriendo en falta gravísima a título de dolo.

Rojas Birry comisionó a servidores públicos de la entidad a su cargo para que en calidad de veedores se hicieran presentes en los operativos contra la firma DMG, a pesar de sus presuntos vínculos personales con miembros de esa empresa con ocasión de haber recibido doscientos millones de pesos ($200.000.000) provenientes de ese grupo, según lo reportó la Unidad de Lavado de Activos de la Fiscalía General de la Nación.

En el fallo proferido por el Ministerio Público, el ente de control consideró el grave daño social de la conducta del personero, asociada a la calidad y jerarquía del cargo que ostentaba para la época de los hechos, Francisco Rojas Birry, quien debía servir de garante de los derechos del conglomerado social y que por el contrario, su comportamiento le restó credibilidad a la gestión de ese organismo, violando el artículo 47 del Código Disciplinario Único.