Jueves, 6 de septiembre de 2012

Aunque tenía varios compromisos en el Congreso, la contralora Sandra Morelli decidió asistir a un seminario internacional en Madrid, España, al cual fue invitada, y ausentarse unos días para no exponerse a agresiones que, según ella, vienen de uno de los sindicatos del ente de control que no está de acuerdo con el cambio de sede de la entidad.

“Con la protesta por el cambio sede de uno de los sindicatos ha ascendido la agresividad y me parece más prudente no estar exponiéndome de manera directa a las agresiones”, señaló la contralora en Bluradio, emisora que hoy se inauguró.

Aunque no se refirió directamente a si tiene o no  amenazas de muerte, ni cuánto tiempo estará fuera del país, Morelli dijo que le llevaron un cajón fúnebre hasta su despacho.

 “Se vuelve a reiterar la metodología de hacer protestas con un cajón fúnebre, por ello es mejor asuntarme unos días y cumplir con este compromiso internacional”, sostuvo.

Mientras regresa Morelli,  el vicecontralor Felipe Córdoba quedará encargado del ente de control. Se espera hoy un comunicado de prensa oficial de la Contraloría General haciendo claridad sobre la situación.