Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Viernes, 19 de febrero de 2016

“Ya se agotó el tiempo para terminar las negociaciones. La fecha del 23 de marzo, acordada entre el Presidente de la República y el comandante de las Farc, está a menos de cinco semanas. Hay que tomar YA las decisiones sobre los puntos definitorios que faltan”, manifestó en tono enérgico el jefe del Estado. 

Santos además notificó punto a punto qué es lo que le falta a la mesa definir. Lo primero es el mecanismo de refrendación, y al respecto manifestó que “aquí hay una línea roja no negociable para el Gobierno. La Constituyente no es ni puede ser un mecanismo de refrendación”. 

Otro punto es el cese al fuego y hostilidades definitivo, como también el cronograma preciso para la dejación de las armas, con verificación de la ONU. “Aquí hay otra línea roja, no negociable. No podrá haber proselitismo político, ni tendrán efecto los beneficios jurídicos mientras las FARC estén armadas”, les notificó el Presidente a los jefes guerrilleros. 

También Santos dijo que en la mesa se está definiendo el número razonable y práctico de las zonas donde se ubicarán las Farc durante el proceso de dejación de armas. “Recordemos que no hay sitios vedados para la Fuerza Pública. Aquí hay otra línea roja, no negociable. Por ningún motivo en esas zonas podrá haber población civil”, declaró. 

El cuarto asunto que compromete a la mesa por estos días es el sistema de elección de los magistrados del Tribunal Especial en la Justicia Transicional. “Aquí hay otra línea roja, no negociable. Bajo ninguna circunstancia los miembros del Tribunal podrán ser sugeridos por las Farc y deberán ser designados por terceros que gocen de toda legitimidad nacional e internacional”. 

El Presidente de la República le notificó a la guerrilla que para definir estos puntos tan sólo se requiere decisión política. “Ya hemos discutido lo suficiente. El pueblo colombiano quiere y exige definiciones ya para recuperar la confianza en el proceso”. 

Según el mandatario, esos temas “deben estar resueltos antes de la fecha acordada. De no ser así, los colombianos entenderemos que las Farc no estaban preparadas para la paz”. 

Frente a lo que pasó en el corregimiento de Conejo sostuvo “que les quede claro a las Farc y a todos los colombianos: no vamos a permitir hacer política con armas. Lo que sucedió ayer aquí en La Guajira es inaceptable y va en contravía de lo que buscamos con el proceso de paz: romper definitivamente el vínculo entre armas y política”. 

No dudó en decir que esa situación afectó la confianza en que se venía construyendo el proceso en sus últimos meses, “no solamente violaron las reglas y los protocolos, sino que es un duro golpe a la confianza depositada en la negociación y a la confianza de los colombianos en el proceso”. 

Finalmente, el presidente Santos dijo que “pueden estar tranquilos los habitantes de La Guajira y de todo Colombia: no habrá guerrilleros paseándose armados por las calles de ningún municipio. Lo que sucedió ayer no se volverá a repetir. Bajo ningún motivo y bajo ninguna circunstancia. ¡no lo voy a permitir!”, concluyó. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.