SIG

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Martes, 24 de abril de 2018

Según el presidente hasta el momento se han reparado a 800.000 personas.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos,  durante su intervención en la reunión sobre la construcción y mantenimiento de la paz, hecha en la sede de Naciones Unidas, hizo un llamado a cambiar la forma como se está luchando contra el narcotráfico.

“La guerra que declaró el mundo contra las drogas hace más de 40 años, no se ha ganado. La estrategia basada exclusivamente en la prohibición y la represión solo ha generado más muertos, más presos y más organizaciones criminales más peligrosas. Quiero reiterar mi llamado urgente al mundo para que abramos los ojos, que reconozcamos que si seguimos haciendo lo mismo, seguiremos teniendo los mismos resultados: más presos, más muertos, mafias más fuertes”, dijo el presidente.

Santos afirmó que luego de la firma del acuerdo de paz en Colombia, el narcotráfico sigue siendo su principal amenaza debido a que los carteles trasnacionales asesinan líderes sociales comprometidos con la sustitución de cultivos.

“La lucha por tomar control del negocio, que seguirá siendo negocio mientras la demanda siga existiendo, genera muertos y más violencia en Colombia y en la región, como lo vivimos hace una semana en Ecuador”, dijo Santos.

Según el mandatario si se quiere cambiar este escenario hay que transformar la estrategia mundial para superar el problema de las drogas. Para esto, Santos, propone trabajar en corresponsabilidad para reducir la demanda y castigar las organizaciones criminales que se lucran con este negocio.

“Sin las FARC se abre la oportunidad de resolver, por primera vez de manera estructural, el problema de la producción de la hoja de coca. Ya se inició un programa de sustitución voluntaria y de erradicación forzosa.  En simultánea, seguimos adelantando una lucha frontal contra los demás eslabones de la cadena, con resultados sin precedentes; por ejemplo, en el volumen de droga incautada”, añadió Santos.

Por otro lado, el primer mandatario defendió la Justicia Especial para la Paz (JEP) y al respecto argumentó que es la primera vez en la historia en la que las dos partes acuerdan un sistema de justicia y luego someterse a ella, en línea con el Estatuto de Roma. A su vez destacó que el principal anhelo de muchas víctimas es conocer la verdad de lo que sucedió con sus seres queridos, incluso más que la sanción a los responsables.

“Para cumplirlo creamos una comisión de la verdad encargada precisamente de establecer la verdad de lo ocurrido en el marco del conflicto”, sostuvo el presidente colombiano y destacó que el país tiene un sistema nacional de atención y reparación a víctimas único en el mundo.

Según el presidente hasta el momento se han reparado a 800.000 personas y se está devolviendo la tierra a quienes la perdieron a causa de la violencia. “300.000 hectáreas de tierra ya han regresado a manos de sus legítimos propietarios y 500 mil están pendientes de fallo judicial”.

“Parte fundamental de la solución de un conflicto armado interno era abrir las puertas de la democracia a los excombatientes. Hoy esa guerrilla, que por décadas asoló a nuestro país, es un partido político legal que participa en las elecciones y que busca el favor de los ciudadanos con el discurso y no con las armas. En Colombia, con el apoyo de la comunidad internacional hicimos posible lo imposible”, afirmó Santos.