Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co miércoles, 8 de octubre de 2014

El exgerente de la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia (Sayco), Andrés Espinosa Pulecio, destapó sus cartas con LR y aseguró que la propuesta de incluir en la tarifa de transporte público la música que se escucha no debería hacerse pues la entidad por sí misma puede recaudar lo suficiente para entregar las regalías justas a los afiliados, e incluso que con el plan de ruta que dejó durante su administración, desde 2016, Sayco debería tener ingresos anuales de $100.000 millones.

Habló también sobre la investigación que se abrió en su contra por parte de la Dirección Nacional del Derecho de Autor (Dnda) y aseguró que lo que le falta a la entidad es gerencia, saber manejar los recursos y la eliminación de la corrupción y la indolencia.

¿Qué le parece la propuesta de Sayco de recaudar en la tarifa del transporte regalías ? ¿Esto soluciona el problema de recaudo de la entidad?

Con el plan que dejamos listo, el recaudo de Sayco debería ser de $100.000 millones al año. Solo con los usuarios de la música que se benefician comercialmente, es suficiente para que los que más suenan sean multimillonarios y el 10% de los recursos alcancen para que los 7.000 maestros estén bien atendidos sin ningún problema y sin necesidad de cobrarle al que oye música en el bus y en su iPod.

¿Cuándo se debía llegar a esa cifra?
En tres años a partir de la puesta en marcha del plan, es decir, en 2016.

Según sus cálculos, ¿cuánto se debería recaudar este año?
$65.000 millones. Nosotros cogimos a Sayco y logramos un incremento de 30%, solo con un cambio de filosofía con el usuario, explicándole sobre por qué debía pagar el derecho de autor. El usuario es nuestro cliente y empezamos una política de recaudo con las relaciones comerciales. En 2013, se debieron recaudar $59.000 millones y este año, por consiguiente, $65.000 millones. Pero no es recaudar por recaudar, sino hacerlo eficientemente sin tolerancia a la corrupción y en nombre de quién se recauda.

¿Qué falla hoy en Sayco?
Uno, la administración; dos, la corrupción; y tres, la indolencia. Me parece que un maestro que es indolente con otro es un traidor a su gremio. Yo soy un experto en Sayco, conozco a profundidad el problema y es el manejo que le dan sus administradores. Sayco bien administrada sería de lujo y atendería a los 7.000 maestros y los que más sonaran serían multimillonarios. Omar Geles y Wilfram Castillo, los más famosos en términos de sonadas, deberían andar en avión privado, porque son gente que produce miles de millones de pesos en regalías y los maestros viejitos a los que se les da la silla de ruedas, también deberían tener los beneficios.

¿Qué piensa sobre la apertura de la investigación de la Dnda?
Celebro la decisión de la Dirección de abrir una investigación pues para mí esa es la mejor forma de aclarar las cosas. Lo primero que hay que revisar es que aquí no hay ningún cuestionamiento sobre mal manejo y desviación de fondos, no existe el cuestionamiento sobre que yo haya recibido o enviado a ninguna persona una operación fraudulenta, todos los cuestionamientos son de requisitos sobre los dineros que se enviaron a los socios más pobres de Sayco.

¿Qué pasó con los documentos que no se encuentran?
Siento que el grueso de estos casos se da por el desorden y el mal manejo documental de la Sociedad en este momento. Siempre se tuvo especial cuidado en que los socios que obtuvieran los beneficios cumplieran los requisitos. Eso está evidenciado en las actas, allí se manifiesta que se cumplía con los requisitos, certificados, documentos clínicos, luego los documentos estaban ahí. La realidad es que quien tiene la custodia de los documentos es la administración actual.

No fueron sorpresivas las denuncias sobre la cobertura a un mayor número de beneficiarios en salud, ¿qué respuesta da a esto?
No es que se ampliara el número de beneficiarios. Tradicionalmente Sayco no le estaba otorgando unos auxilios a unos beneficiarios que en mi concepto tenían derecho a recibirlos. La población más vulnerable de Sayco, las más abandonada, fue la beneficiaria porque no los consideraban lo suficientemente productivos hoy ni les consideraban la historia, sus aportes a la Sociedad. El 10% de bienestar no tiene por qué atender a las sonadas, sino el bienestar de los socios, como se referencia en el objeto social de Sayco, que dice que se debe procurar los mejores beneficios económicos, de bienestar social, de recreación para sus socios, creando los organismos que crea necesarios para tales fines, previa reglamentación. Y así se hizo.

Los dos de los que hay dudas fueron una silla de ruedas que autoricé a un afiliado y un auxilio de 50% para enterrar a la esposa fallecida de Luis Felipe Caicedo Luna, y lo volvería hacer.

En el documento se mantienen las dudas sobre el caso de Servinteg, ¿qué dice usted sobre esto?
Ese contrato lo volvería a firmar una y mil veces. Es la solución a la altísima corrupción que se vive en Sayco y que hoy sigue porque nadie ha tomado la decisión de remediarlo.

¿Hay que modificar a Sayco?
Hay que ser buenos administradores, juiciosos y trabajar para recaudar eficientemente el dinero a quién se recauda y a favor de quién se debe repartir y distribuirlo, ojalá mensualmente.

¿Es un error que en la gerencia haya un autor y no un administrador?
Hay autores en Colombia que usted se sorprendería lo educados y estudiados que son, pero yo pienso que ‘zapatero a tus zapatos’ y el compositor y autor, pese a ser buen administrador de sus negocios u orquestas, no necesariamente es el administrador de una sociedad de gestión colectiva tan compleja como Sayco.

¿Qué le diría a ‘Nino’ Caicedo?
Quiero invitarlo a hacer un debate público de cara a los socios de Sayco, donde debatamos cada uno de estos aspectos, dónde quiera, cuándo quiera y bajo sus condiciones.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.