Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co sábado, 22 de mayo de 2021

Pérdidas en el sector bancario ascienden a $43.200 millones

A casi un mes de la convocatoria del Paro Nacional, uno de los sectores que se ha visto afectado por el vandalismo, que se ha registrado en medio de las protestas, es el bancario.

Según un informe que conoció Asuntos Legales, entre el 28 de abril y el 20 de mayo de 2021 se vandalizaron 419 oficinas bancarias, esto representa 7,55% de los 5.547 puntos de atención bancaria que hay en el país. Banco de Bogotá, Bancolombia y Banco Caja Social son los que tienen el mayor número de oficinas afectadas.

También se vandalizaron 558 cajeros automáticos, 3,42% de los 16.923 que están instalados en el territorio nacional.

En casi un mes de protestas, las pérdidas por la afectación a la infraestructura bancaria ascienden a $43.267 millones.

El impacto del vandalismo también toca a los usuarios, pues según este informe, al no contar con la infraestructura necesaria se han dejado de realizar 104.750 operaciones en las oficinas (se hacen 250 al día por oficina) y 66.960 transacciones en cajeros automáticos (se hacen 120 al día en cada cajero).

“Si bien hasta el momento no se han presentado limitaciones en el servicio por no contar con el dinero en efectivo requerido, sí hay alertas a las que se les hace seguimiento por las dificultades para el aprovisionamiento de oficinas y cajeros automáticos debido a la alteración de las rutas programadas por las transportadoras de valores por los cierres de algunas vías y hechos de orden público. Las entidades financieras se están apoyando con el efectivo de las grandes superficies, estaciones de servicio y entre ellas mismas”, indican en el informe.

Bogotá, Cali y Medellín son las ciudades donde hay más oficinas vandalizadas con 92, 75 y 38 puntos de atención afectados, respectivamente. Este panorama se repite para cajeros automáticos: Bogotá (142), Cali (119) y Medellín (70).

“Más allá de las pérdidas económicas y materiales, el vandalismo contra las entidades significa un detrimento en el servicio para los usuarios, riesgos para la seguridad de los trabajadores y las personas que concurren en esos sitios y una zozobra permanente para las comunidades”, explicó el presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez.

Y agregó: "Hacemos un llamado a todos los actores para que cese la violencia y prime el diálogo. Colombia requiere empatía, serenidad y estatura ética por parte de todos".

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.