Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co sábado, 10 de abril de 2021

Como se presentaron varias apelaciones, la audiencia de preclusión no se concretó y el caso pasa al Tribunal Superior de Bogotá

Desde el pasado 5 de marzo de 2021, el caso contra el expresidente Álvaro Uribe tomó un nuevo rumbo cuando el fiscal delegado, Gabriel Jaimes, solicitó una audiencia para la preclusión del caso. Uribe enfrenta desde octubre de 2019 cargos por supuestos sobornos, fraude procesal y manipulación de testigos.

De esta manera, el pasado 6 de abril empezó la audiencia para la preclusión del caso, pero la disputa legal entre las partes tomaría una ruta distinta cuando el abogado Miguel del Río, defensor de Deyanira Gómez, la expareja del testigo clave Juan Guillermo Monsalve, afirmó ante la jueza 28 de conocimiento, Carmen Helena Ortiz, que debía ser tenida en cuenta del proceso en calidad de víctima. De la misma forma, el abogado Roberto Rodríguez, quien defiende al periodista Gonzalo Guillén, también presentó la solicitud.

La nueva jornada que estipuló la jueza mientras evaluaba la batería de pruebas presentadas por las partes fue llevada a cabo el día de ayer; de esta manera, la funcionaria consideró que la excompañera sentimental de Monsalve califica como víctima indirecta dentro de la investigación. Sin embargo, la jueza aclaró que no hay pruebas de que Álvaro Uribe haya interferido en Coomeva para que Gómez fuera despedida de su cargo como médico.

El periodista Gonzalo Guillén no tuvo la misma suerte, y la autoridad judicial lo declaró como no apto para hacer parte del proceso como víctima, pues no existió causal directa entre Guillén y la investigación adelantada por la justicia. La defensa del periodista, no obstante, anunció que apelará la decisión ante el Tribunal Superior de Bogotá.

El fiscal Gabriel Jaimes también anunció en medio de la jornada que acudirá ante el tribunal para apelar la decisión y no hace efectivo el reconocimiento de Gómez como víctima dentro del proceso.

“La Fiscalía se distancia de la posición del juzgado, pues no se observan vínculos entre las amenazas que supuestamente recibió la señora Deyanira y los hechos que son objeto de investigación”, dijo. Entre tanto, el exfiscal Jorge Fernando Perdomo pidió al Tribunal Superior de Bogotá ratificar la decisión de la jueza Ortiz. Asimismo, luego de casi cuatro horas de jornada, la Fiscalía otorgó la razón a la jueza al no considerar a Gonzalo Guillén dentro del proceso. “Guillén ni siquiera funge como testigo dentro del proceso”, afirmó el fiscal delegado.

Como se presentaron varias apelaciones, la audiencia de solicitud de preclusión no se concretó y el caso pasa al Tribunal Superior de Bogotá. Esta figura es la que decidirá finalmente si es válida o no la decisión de la juez de declarar a Gómez como víctima.

Mientras se pronuncia el Tribunal Superior de Bogotá, el fiscal Jaimes deberá esperar que la audiencia se reanude para explicar por qué pidió la apelación.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.