Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co martes, 24 de septiembre de 2019

El trámite ahora debe lidiar con una demanda penal que un grupo de abogados interpuso el fin de semana

El Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) aplazó nuevamente una de las fases de la licitación con la que busca renovar la infraestructura tecnológica en sus 33 sedes y 117 centros en todo el país. Inicialmente, hoy se habría cerrado el ciclo de la adjudicación y mañana se conocería el nombre de la empresa contratada.

Pese a las advertencias que se mantienen sobre la mesa por parte de la Procuraduría General de la Nación, y Colombia Compra Eficiente, el director del Sena, Carlos Mario Estrada, mantiene en firme la licitación, pero su último movimiento fue mover la adjudicación del contrato hasta este jueves 26 de septiembre, así como la publicación pública de ese trámite, hasta el próximo viernes 27.

Hay que recordar que se trata de uno de los contratos más altos que ha generado el Sena, incluso de los de mayor cuantía en lo que va de lo corrido del año por parte del Gobierno. En total son $723.665 millones para los cambios y renovación de los servicios TIC.

La decisión de aplazar nuevamente la fecha, (de la que dependen los oferentes Telefónica, y la unión temporal entre Carvajal y Claro) llegó luego de dos hechos relevantes para ese proceso que ocurrieron el último fin de semana.
El primero de ellos tiene que ver con que Claro envió una carta a Estrada (con copia al Procurador, Fernando Carrillo, y al Contralor, Carlos Felipe Córdoba), en la que le hace una serie de solicitudes, entre las que estaba ampliar el plazo del proceso licitatorio.

A esto se sumó una denuncia que interpuso Jesús Yepes, representante legal de la firma Jesús Yepes Abogados. Según explicó el jurista porque “hay varios delitos en el proceso licitatorio”, así como supuestas irregularidades.

Por ejemplo, en la demanda, Yepes citó uno de los hechos que más ha llamado la atención en su fase inicial (revelado por LR hace unas semanas).

Se trata de la contratación de la Universidad Nacional por parte del Sena, para asesorar la estructuración de la licitación.

Lo anterior no tiene ningún inconveniente, pero los problemas detrás de esto tienen que ver con que Estrada ha defendido el proceso licitatorio, porque según él cuenta con los estudios técnicos de la UN, pese a que esa institución educativa no cumplió con los requisitos del primer proceso que se abrió el año pasado para encontrar la entidad que iba a asesorar la estructuración.

Esto se puede ver en un oficio que publicó el Sena el 13 de junio de 2018, en el que se declaró desierta la convocatoria de méritos donde estaban postulados la UN y NAE Comunicacions. Ambas entidades fueron rechazadas para esa tarea, que generaba un contrato de $3.072 millones. Por el momento los oferentes siguen a la espera.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.